Palencia es una emoción:

02 febrero 2013

Lo quiero todo: Juicios, dimisiones y explicaciones (2)

Según marca la actualidad hoy toca “darle duro” al PP. Para que nadie se confunda empezaré por aclarar que Zapatero a mi modesto parecer ha sido el más nefasto presidente que ha habido en España, incapaz de ver venir la crisis, su tamaño y sus consecuencias. Ha sido un gobernante incapaz, falto de preparación y sumiso a todo cuanto le ordenaran los nacionalistas. Claro que de esto último no fue el primer presidente que hablaba catalán en la intimidad si los votos lo exigían.

Y una vez que los lectores saben que quien firma este artículo tiene poco de claudicante con el partido socialista toca aclarar también la posición sobre el PP. Por no andarme otra vez a criticar el apoyo con los pies en la mesa a la invasión de Irak sino ciñéndome estrictamente a la actualidad déjenme decir que quiero que la cúpula del PP se vuelva inmediatamente a su casa a no ser que en cuatro días nos convenzan razonable e indubitablemente de que todo esto es un montaje.

La corrupción es siempre el cáncer de cualquier país, de cualquier sistema, de cualquier sociedad. Pero es infinitamente más dolorosa, ofensiva y bochornosa en tiempos de crisis, cuando a la gente honesta se le echa de casa por no pagar a un banco (a un banco posiblemente salvado con los impuestos también d ese vecino), cuando a la gente honesta no se le da un trabajo porque tiene cuarenta y cinco años, cuando a la gente honesta se le bajan las pensiones o cuando a la gente honesta se le reduce la paga o se le quita la extra.

Las acusaciones sobre los populares son crudelísimas, son flechazos emponzoñados dirigidos al corazón del partido, está todavía por ver si dirigidos con razón o malintencionadamente y está por ver el efecto que tiene sobre el partido, sobre el sistema y sobre una sociedad saturada de golfos, de chorizos y de putrefactos guardianes del sistema social.

Fundamentalmente afecta al partido popular, pero también a todo el sistema, la duda razonable abarca a todos los partidos, más cuanto más poder ostentan o han ostentado, y de la duda no se salva ninguno, puesto que todos –hablo de los dos primeros partidos- han tenido sus continuos flirteos con la inmundicia de la corrupción.

Pero la actualidad es la que es y le toca al PP; el pueblo llano, desideologizado y despolitizado, apartidista y sereno, está saturado. Aunque no se manifieste ante las sedes de este partido quisiera echarles a la cara de los acusados –desde Rajoy a Ana Mato- cuatro palabritas desabridas. Al PP le ha tocado hoy dar explicaciones que no van a ser suficientes para nadie. El pueblo español está llorando por las esquinas, reclamando justicia y honradez, reclamando juicios y dimisiones, reclamando que rueden las cabezas políticas de los causantes de tanta afrenta. Porque además del latrocinio –todavía supuesto latrocinio- queda la afrenta, la burla al ciudadano al que han despedido, o cuyos hijos siguen viviendo en casa por falta de posibilidades, queda la burla a aquellos ingenieros, arquitectos o médicos que han tenido que emigrar. Sospecho, sospechamos todos, que nunca se hará justicia a quienes tienen el poder en las manos, pero aunque algún lejano e ignorado día se hiciera, siempre quedará la burla, el desprecio al prójimo.

Sí, esto del prójimo lo escribo porque según creo el PP pertenece a la internacional democristiana. ¿Cristianos? Y una mierda, oiga.
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

PD Veo twitter repleto de citas y llamadas contra el PP, bien hecho, supongo, mientras no haya violencia, pero echo en falta que los mismos tribunales populares no hayan llamado a la rebelión cuando por el PSOE se han cometido fechorías, hablamos del prehistórico caso de Juan Guerra o del más reciente de los falsos EREs andaluces. ¿Donde estaban entonces –dónde están ahora- todas esas llamadas a la dignidad del pueblo? Los dirigentes socialistas están tuiteando orgullosamente la debacle del PP, el sectarismo va por barrios y ahora les toca a los hijos de Pablo Iglesias. Tienen mucho que callar y disimular, ¿hablamos del caso Faisán? ¿Hablamos de los socialistas catalanes y del 3%? ¿Cuánto han callado cuando les ha convenido? ¿A qué viene ese rasgarse las vestiduras? Ah, ¿es que cada vez que el PP gana en las urnas van a recurrir a la calle para echarles de la Moncloa? ¿Por qué estas armas callejeras sólo están disponibles en manos de la izquierda y se habla de fascistas imperialistas si están en manos de la derecha?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.