Palencia es una emoción:

17 junio 2011

¡A mear a España, españoles!

El nacionalismo es un sentimiento hermoso y comprensible mientras no signifique desprecio a los demás. Amar a la propia tierra es un sentimiento natural en cualquier persona, al menos debería serlo, y nadie debería ser considerado mentecato –o pongan ustedes “facha”- por amar lo suyo, por preferir lo suyo.

Lo malo es cuando en nombre del nacionalismo, o de la Patria, tanto da, se desprecia a los demás, se les expulsa o se les encierra. O se les pega un tiro. Acuérdense de Franco. O de ETA y los suyos. O sin llegar a matar a nadie ni encerrarlos... acuérdense de López Tena. O de Carod Rovira.

A cuenta de los jaleos “kaleborrokianos” habidos junto al Parlamento catalán ambos funestos personajes despreciaban a los manifestantes porque como hablaban en español eran españoles y debían irse a España a manifestarse o a mear, son sus palabras. Es una pena que los indignados de la Puerta del Sol no pongan a estos politicastros como ejemplo de lo que no deben ser nuestros representantes, como ejemplo de lo despreciables que pueden ser algunos, y enfatizo el indefinido, de nuestros políticos. No debemos meter a todos los políticos en el mismo adjetivo, no todos se merecen la misma etiqueta. Entre los peores siempre estarán, además de los corruptos, los que desprecian a los demás por sus orígenes. Se les llama xenófobos. Y también racistas.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.