Palencia es una emoción:

12 enero 2018

España es boba

Los catalanes nos llaman bobos, bueno, no los catalanes, solo los más radicales independentistas que con nuestro dinero querían pagarse su independencia. No es lo de menos, siendo extremadamente grave, que se saltaran sus propias leyes, el reglamento del Parlamento, que instauraran una burla a la democracia como sistema de gobierno. Pero es que encima la pagábamos nosotros por la vía del FLA. No bastaba, por lo visto, con no pagar a las farmacias, con limitar los recursos de la sanidad, con subvencionar la prensa sectaria y partidista, con manipular TV3, no bastaban las ofensas al himno, al rey a España. Además los españoles teníamos que poner la cama.

La Justicia, que no el Gobierno ni el PP, está intentado poner freno a tanto dislate. Porque la inacción, tópicamente gallega de Rajoy, no s ha dejado por años a los pies de los caballos separatistas. Insisto: “separatistas”, no catalanistas ni catalanes, hay una gran diferencia.

Todo lo contrario, hay ocasiones en que el Partido de Rajoy parece ir contra los intereses de España, contra los de sus votantes tradicionales, contra sí mismo… Como la estúpida tolerancia con TV3, a quien se permite no ya la manipulación de la verdad sino la ofensa a la dignidad… nacional. ¿Puedo usar “nacional” sin que ningún nacionalista o sus aliados de Podemos me llame “facha”? Hay adjetivos viejos, viejísimos y viejunos. Otros, como este, además de quedar obsoletos por el paso de los años están profundamente desgastados e ineficaces: las palabras también envejecen.

Perdonen tanto prólogo, que a lo que iba era a la postura del PP, postura incongruente con sus propias esencias, postura vergonzante, “ay, no, no, que no me llamen facha, por el amor de Dios”. Ya no es Carles Puigdemont quien otorga casi siete millones y medio a la prensa que apoya su locura antidemocrática, sin contar las generosas inserciones publicitarias de la Generalitat,  es el gobierno del Partido Popular (¡del Partido Popular!) quien rescata con subvenciones de 7 millones de euros a la prensa golpista para que siga insultando a España. Según nos hace saber el diario Ara, las negociaciones para liberar estas ayudas tuvieron lugar durante los últimos días de 2017 y llegarán tanto a medios digitales como a la prensa de papel, la misma prensa que ha apoyado el golpe, que ha insultado a España, que ofende la dignidad de una profesión tan noble como la de periodista. Y es el PP quien lo apoya.


Seguidores del blog

Otros blogs míos.