Palencia es una emoción:

19 septiembre 2019

Justin Trudeau es tonto

A mí me parece que en Occidente nos la estamos cogiendo con papel de fumar. Somos extremadamente ridículos con tal de parecer correctos. Ser políticamente correctos está en lo más alto de nuestro pedestal ideológico, nuestro reino por ser políticamente correctos. Sí, el premio Nobel a la ridiculez la tenemos nosotros, pobres españoles, donde las leyes te impiden recuperar inmediatamente tu casa okupada o defenderte del que atraca tu negocio. Antes el delincuente que el perjudicado.

La raza o el sexo fueron motivo de ofensas, burlas y daños. En todo tiempo pasado, en todo el mundo, aunque en unos sitios más que en otros. Había que rectificar, cierto. Y nos hemos pasado de frenada hasta las lágrimas de risa. Justin Trudeau, el primer ministro canadiense pide disculpas por haberse disfrazado de negro de cuento infantil. Nos hemos vuelto locos. En Estados Unidos o Canadá disfrazarse de negro o de indio se ha convertido en acto de ofensa. Tontos del culo con tal de parecer correctos. Urge una reacción en contra, que la sociedad se movilice para que podamos disfrazarnos de enfermera sin que nos llamen sexistas, para que podamos disfrazarnos de cura sin ser anticlericales, para que podamos disfrazarnos de brujo sin que nos llamen atrasados o cavernícolas.


Había mucho que corregir, cierto, pero había que hacerlo sinceramente, hacerlo por no ofender, por hacer el bien, no por parecer políticamente correctos. Para todo hay un punto medio, disfrutar en una fiesta de disfraces de hace veinte años disfrazado -busco voluntariamente la redundancia- de negro debe ser tan criticable como hacerlo disfrazado de astronauta o de capitán de barco. Pero nos hemos agilipollado, la nueva filosofía social, extendida al parecer por todo el mundo, demoniza lo que siempre ha sido normal e intrascendente. Buscan una nueva sociedad ñoña y están marcando las reglas. Llegará el día en que nos manden construir las cocinas de casa con “perspectiva de género”. Tragaremos, los nuevos tiempos son así y nos pillan viendo Gran Hermano.Todos somos Justin Trudeau.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.