Palencia es una emoción:

30 enero 2015

Mi programa municipal para Palencia

Puesto que este año 2015 se presenta de vértigo en cuestiones políticas creo que es mejor ir adelantando camino. Como por otra parte también en el terreno personal será un año muy especial me urjo a mí mismo a consumir etapas a toda prisa. Aunque todavía falta tiempo, he aquí un pequeño catálogo de sugerencias a los posibles candidatos a la alcaldía de Palencia.

Dará un enorme paso para obtener mi voto aquel candidato que decida combatir eficazmente la celebración alcoholizada que algunos estudiantes de Palencia hacen de San Isidro. Gran absurdo es que se bajen los brazos y se tolere como quien nada puede hacer contra esta estupidez colectiva, pero que en nombre de la impotencia o de la libertad se acote un espacio público para que esta borrachera generalizada (que conlleva otras insensateces anexas) pase desapercibida solo muestra las limitaciones de nuestros políticos y nuestra decadencia moral. Y si alguien cerrase ese bar de todos conocido por vender alcohol a chavales sería algo para celebrar con cohetes.

Si queremos pensar en el futuro, en comodidad y en ciudad inteligente debemos potenciar el uso de trasportes alternativos al coche. Que se llenase Palencia de carriles bici y de estacionamientos para ellas en el centro sería solo el inicio de un plan que incluyera aparcamientos disuasorios en las entradas de la ciudad -como el que existe en el hospital San Telmo- de los que con frecuencia salieran prácticas y ágiles lanzaderas hacia el centro. Fomentar el uso de la bicicleta entre las clases medias, funcionarios y comerciantes, exigiría la prolongación de los inútiles carriles bici existentes y dar una patada ahí donde más duele a quienes han destrozado el servicio de préstamo de bicis. Hay calles del centro que se podrían cerrar al tráfico motorizado para facilitar el desplazamiento, seríamos más europeos y menos esclavos de la gasolina.


Se ganaría mi voto y mi infinita admiración aquel partido que se comprometiera en su programa a suspender todo apoyo económico a los equipos deportivos profesionales o a los festejos taurinos. Que de mi bolsillo salga dinero para pagar las aficiones de unos cuantos palentinos es una sinvergonzada imperdonable, que cada uno se financie su propio ocio. Votaría dos veces si me dejaran a quien propusiera un uso cultural distinto para la plaza de toros. Es una infraestructura infrahumana infrautilizada.

1 comentario:

ana dijo...

Yo no daría mi voto a esas propuestas porque soy mujer rural y, por tanto, no tengo derecho al voto en la capi, pero las aplaudo hasta con las orejas.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.