Palencia es una emoción:

05 julio 2011

El biquini de Leyre Pajín

Publicaban estos días algunos periódicos unas fotos de la ministra Doña Leyre Pajín en biquini junto al mar, en la isla de Menorca. La ministra estaba de vacaciones con sus padres y en la infinidad de la playa, con numerosos bañistas a su alrededor, fue sorprendida por el fotógrafo.

Estoy plenamente convencido de que hemos confundido el culo con las témporas o el biquini con la ministra. O el periodismo con la basura. Toda la labor de la señora Pajín como ministra es perfectamente criticable, en cualquiera de los dos sentidos, pero su vida privada debería ser totalmente respetada.

El repugnante periodismo de sensación, que tiene en España una de sus más gloriosas patrias y en la televisión el más espasmódico medio de trasmisión, se apuntó otro tanto, el periodismo de cartón piedra avanzó sobre el periodismo responsable, serio y profesional.

Que la señora Pajín salga a la playa a ofrecer sus redondeces a la vista de todos es algo estrictamente privado, que no debe ser objeto de comentarios en la prensa pues no atañe a la actividad pública de la ministra. Llevarlo a primera página es sensacionalismo vulgar, carnada para alimentar cuanto de zafio hay en nosotros. Lo que debería haber levantado miles de comentarios es que la isla a la que acudió está absolutamente reservada para funcionarios del ministerio, al que acceden previo riguroso sorteo y cuyo reparto –ya que no hay plazas para todos los funcionarios que solicitan ir– se determina cada año en función de si los interesados han disfrutado de dicho privilegio en las vacaciones anteriores, del nivel de renta familiar y del número de hijos. Preguntarse cómo ha alcanzado una plaza en tal lugar, dado que no es funcionaria y cabe suponer que su nivel de renta es alto sí es cuestión periodística, su biquini no lo es.

Ah, los 15 días salen 300 euros. Todo incluido, claro.

2 comentarios:

fatamorgana dijo...

Muy de acuerdo.
El problema está en que, aún en el caso de que tuviera derecho a esta plaza ( que según he oído está reservada para los ministros y ex ministros) la señora Pajín ha demostrado tener una falta absoluta de visión política.
Ella se puede permitir unas vacaciones pagadas de su bolsillo en donde quiera y hubiera sido una buena oportunidad para eliminar estos privilegios ministeriales.
La avaricia rompe el saco.

Javier de Miguel dijo...

Totalmente de acuerdo, Pedro.

Es exactametne así.

Deberíamos aprender todos a diferenciar la crítica política y a la gestión, de los ataques personales.

Eso dignificaría un poquito la vida pública.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.