Palencia es una emoción:

17 agosto 2011

España al borde del abismo

Estaba yo escuchando tranquilamente la radio; la mañana castellana venía con un sol enérgico y cualquier refugio era bueno, la persiana dejaba la cocina casi a oscuras impidiendo la agresión lumínica. El periódico del día y una gran taza de café con leche eran la compañía ideal.

Todo apuntaba a una mañana más, tan vulgar como tranquila. El locutor, con su educada voz, cumplía la vaga misión de acompañar mi soledad, en la calle algún chiguito corría llamando con voz plañidera y estridente a su madre. Yo también me acordé de ella, pero en voz baja.

Las noticias del periódico eran las acostumbradas: Los progres eran más buenos que el pan y Rouco Varela había venido al mundo para comérsenos. La derecha era cavernícola y los socialistas, unos angelicos. La mayor actualidad, el crucigrama. De pronto la emisión de la radio se corta. El locutor engola todavía más la voz y anuncia noticias de última hora. Del estudio habitual conectan con el de informativos porque hay noticias de urgencia. Me quito las gafas de ver, levanto la cabeza, abandono el periódico y el desayuno. Contengo la respiración.

Otro locutor con voz grave anuncia la gran catástrofe, España está al borde de la desesperación, el ciudadano medio se mesa los cabellos, la circulación debe haberse detenido en las calles más populares, los suicidios aumentarán esta tarde cuando la noticia se vaya difundiendo. Ni crisis ni la visita del Papa, ni la reunión de los líderes europeos, siempre tomando arriesgadísimas decisiones, ni el ataque, más mortal que el de “Tiburón”, de los especuladores al euro: La grave situación que sumerge a España en una situación de alto riesgo social es que los futbolistas y la patronal no se ponen de acuerdo, las posibilidades de que este domingo no haya fútbol en España son muy elevadas.

Falta alguien que venga a echarle la culpa a Zapatero.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.