Palencia es una emoción:

07 febrero 2013

Dicen que Esperanza Aguirre.


Dicen las malas lenguas, siempre cargadas de veneno y mala intención, que Esperanza Aguirre está detrás de la filtración de los papeles de Bárcenas. Dicen las malas lenguas, siempre cargadas de veneno y mala intención, que Esperanza quiere cargarse el PP insulso, exangüe y exánime de Mariano Rajoy.

Dicen que Esperanza Aguirre quiere levantar un gran partido de derechas, junto con Mayor Oreja y Vidal Quadras para forzar la competición en elecciones generales de un gran partido de derechas en imitación, por ejemplo, de Francia.

Esperanza Aguirre en un gesto que encaja con las acusaciones se ha ofrecido para regenerar la política, me pregunto si pretenderá hacerlo ella sola  y si para ello pretende desguazar al PP. Cierto que el PP ha sido un partido tradicionalmente dividido entre melifluos rajoyistas, incluso cuando gobernaba Aznar, y decididos y desvergonzados derechistas tradicionales. Y lo de desvergonzados, no se me amontonen, lo digo en tono elogioso, que hay mucho acomplejado de ser de derechas, escondido a la espera de una oportunidad de decirlo en público.

Al PP siempre le ha gustado nadar entre dos aguas, siempre le ha repateado que el PSOE les acusara de ser “la derecha”, como si en serlo hubiera algo de indigno, algo innoble que no hubiera “la izquierda”. No sé si estratégicamente es oportuna esta hipotética operación, pero llama la atención que alguien que se reclama de derechas sin tapujos quiera encabezar una regeneración democrática, con lo mal vista que está la derecha en España desde Primo de Rivera padre.

Algo habría que hacer, sin embargo, para obligar a Rajoy a definirse y definir el partido. Quizá ahora que puede estar a punto de estallar (por cierto, pasan los días y debería estallar el PP o “El País”, que continúe sin pasar nada es señal de lo necesaria que es la aludida regeneración democrática) …quizá ahora que puede estar a punto de estallar el PP alguien debería hacer algo para olvidarse de tanto centrocuentismo y empezar a tomar el rábano por las hojas de la debacle de España, sin permitir que vuelva Rubalcaba y con él los pepiños, las bibianas y otras perlas ilustres que nos ha dejado Zapatero.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.