Palencia es una emoción:

26 mayo 2014

España mañana será venezolana

Si uno se para a pensar cuál es el mensaje de los electores a los grandes partidos puede perderse en una profusión de ideas a veces contradictorias. Evidentemente el mensaje de la izquierda nos es el mismo que el de la derecha.

Lo primero que cabe destacar es que España se siente más de izquierdas que de derechas; o que es más fácil movilizar a los más radicales, aquellos que quieren cambiar el status quo, que a los que viven despreocupados del estado de las cosas, que tal vez desean el mantenimiento del sistema tradicional. La izquierda sociológica se ha movilizado, ha salido de casa y ha ido a las urnas encumbrando a los hijos cabreados del PSOE. Si en el resto de Europa el ascenso de la derecha radical es la noticia, en España la noticia es el ascenso de I.U. y sobre todo de Podemos, partido sustentado por fondos iraníes y venezolanos. Si ese es el futuro que nos espera malditos sean los electores. Hijos de Hitler en el caso europeo, hijos de Stalin en el caso español. Aviados estamos.

Al PSOE le han abandonado los suyos, le han hecho pagar su participación en la crisis negada por Zapatero y combatida con las mismas medidas que ha aplicado el PP. La izquierda sin duda ha considerado tibia la postura de Rubalcaba. Poco “obrerismo” al parecer. Los tiempos que se avecinan serán de más populismo y más izquierdismo para recuperar sus votantes de otras ocasiones, en un mundo que no permite determinados experimentos, en un mundo que aún no ha inventado una alternativa al capitalismo salvaje que nos ha llevado a seis millones de parados o al socialismo angustioso y liberticida.

Que buena parte del éxito de este nuevo partido venga avalado por su presencia en dos televisiones que antes le hacían el caldo gordo al PSOE significa lo abandonado que le han dejado los medios que antes le sustentaban. Convendría observar la evolución de los mensajes de estas televisiones, las conversaciones ocultas que se cruzarán y cómo evolucionarán los apoyos mutuos que unos y otros se cruzarán en el futuro. ¿Quién depende más del otro, los partidos de los medios o los medios de los partidos? ¿Habrá vendetta?

Al PP también le han abandonado buena parte de los suyos. Que Vox haya estado a punto de alcanzar el Parlamento europeo, sumado a los votos de Ciudadanos y UPyD, demuestra el descontento por la pérdida de unos productos típicos de la derecha (si me dejan exagerar: “Dios, Patria, Rey”) y que los votantes del PP no sólo quieren la resurrección de la economía a toda costa, sino que son votantes con otros valores más habituales en la derecha tradicional y que el PP de la macroeocnomía y las estadísticas onanistas ha descuidado.


Aunque cabe poner en duda que estos resultados puedan trasmitirse a unas elecciones nacionales Europa tiene un problema y España otro. El castigo a los partidos mayoritarios ha sido enorme. Habrá que saber si sólo es un aviso o si tiene más calado: mientras Europa se desahoga votando a la ultraderecha en España votamos a la ultraizquierda. España mañana será venezolana. A modelnos no nos ganará naide.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.