Palencia es una emoción:

12 septiembre 2014

Lupanar de Europa

Me pregunto cómo el gobierno insiste machaconamente en que estamos saliendo de la crisis mientras oculta el precio que pagamos en salarios, derechos y calidad de vida que estamos pagando los ciudadanos. Tal vez estemos saliendo de la crisis, puede que esto no sea aquellos brotes verdes, pero habrá que recordar el enorme precio que estamos pagando con subempleos, ninis, pensiones o las condiciones de vida.

Seguro que alguien lleva en cuenta los desahucios que se han producido desde el inicio de los problemas económicos, pero nadie lleva en cuenta lágrimas, angustias y sufrimientos. Si algún lector piensa que esto es demagogia basta imaginar a personas de cincuenta años puestas en la calle con las manos en los bolsillos y preguntarse cómo y dónde pasarán la noche. Y si hay niños involucrados mejor ponerse a pensar en la liga de fútbol, oiga.

La mitad de los parados dejaron los estudios a los catorce años. Quizá hayan hecho bien, la otra mitad siguió estudiando y ya ve usted para qué les sirve... Y así el 26 % de los ciudadanos en edad de trabajar. El 50 % de los jóvenes. Y estamos saliendo de la crisis.

Me pregunto para qué estudiar, para qué las familias o el Estado realizan tantos desembolsos si el único camino con salidas es el que lleva fuera de España. Estamos formando licenciados y doctores que luego se irán con sus estudios a promocionar Alemania o Brasil, por ejemplo.

El Estado debería ofrecer gratuitamente estudios de hostelería a los jóvenes, estamos dirigidos a convertirnos en el lupanar de Europa, al que mineros galeses o taxistas alemanes vienen a tirarse borrachos desde los balcones... después de haber dejado sus sueldos en bares, pensiones de mala muerte y prostitutas de todo a cien.


Pero lo anterior vale solo si usted no ha provocado algún escándalo -sexual, por favor- o si no es hijo de algún famoso. Y si es posible combinar ambas circunstancias, mejor. Las televisiones, cáncer de la degeneración ética, moral y política de España, le pagarán generosamente. Si usted se llama Isabel Pantoja, por ejemplo, y ha lucido ante media España su podredumbre y sus miserias, tendrá la suerte de no tener que emigrar y ganar un porrón de dinero sin necesidad de estudios ni preparación. De pronto usted, bueno, Chaveli Pantoja, aparecerá en Telecinco y sin mayores estudios ganará 7200 euros al mes. ¿Para qué estudiar si la inmundicia da más rédito?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.