Palencia es una emoción:

15 diciembre 2010

Gas, luz, parados, jubilaciones: Efecto Zapatero.

La decadencia sólo se ve desde fuera, cuando todo se hunde a tu alrededor careces de perspectiva para comprobar la gravedad del desastre. Zapatero y sus ministros son incapaces de ver cómo el fondo del barranco se aproxima peligrosamente hacia nosotros. Simplemente sonríen y ponen las caras correspondientes mientras los focos de las cámaras están encendidos, luego se limitan a contemplar, anonadados, cómo suceden las cosas sin que se atrevan a intervenir para cortar el mal de raíz.

Así Zapatero negaba toda crisis durante años, nos hablaba de brotes verdes y llamaba antiespañoles a los que los negaban. Su incapacidad de ver venir el futuro le obligaba a gastar más y más millones en subvenciones despilfarradoras que ahora tiene que cortar y que suponen para España una enorme deuda que habrán de pagar varias generaciones. También Franco llamaba malos españoles a los que no le seguían la corriente.

Estamos militarizados, alarmados y controlados por un partido que nos hunde y se hunde sin que sus dirigentes se aperciban de la gravedad de la situación. Nos vamos a quedar sin España y sin PSOE a menos que alguien reaccione y militarice también al gobierno. Qué fácil es gobernar por decreto, qué fácil es militarizar el BOE. Ay, si el PP se hubiese atrevido a hacer algo semejante el día del 11-M.

La derecha juega siempre peor que la izquierda a la demagogia y al agit-prop. La derecha nunca se atreverá a decir la décima parte de las insensateces que habría soltado José Blanco o Leyre Pajín de haber tenido a su disposición semejante oportunidad. ¡Los coroneles en las torres de control! ¡España militarizada! ¡Golpe de Estado de la derecha, la derecha antidemocrática de toda la vida muestra su verdadera cara!

Pero Rajoy, ese error garrafal de Aznar (el segundo; el primero fue apoyar a Bush en una guerra suicida, injusta e inútil), jamás se atreverá a decir frases semejantes, la derecha siempre tiene que hacerse perdonar ser de derechas, siempre está bajo sospecha de colaborar con las fuerzas del mal, siempre bajo la lupa de su apoyo a los enemigos de la democracia, sean éstos el Gran Capital, la Iglesia o el Ejército. O el sursum corda.

Zapatero está desaparecido en combate, no sólo se le amontonan los problemas en España sino que en casa le crecen los enanos. Conste que personalmente creo que salimos ganando. Peor nunca lo hará Rubalcaba, es mucho más inteligente, es mucho más experto, es mucho más preparado. Si el PSOE no remonta con Rubalcaba y la táctica huidiza de Zapa, será que lo que es imposible es imposible y además no puede ser. Que se quede en casa solucionando sus problemas familiares no es mal asunto.

Nos han subido el gas, nos van a subir la luz, hay más parados que nunca, se recortan salarios y se retrasan las jubilaciones. Efecto Zapatero. ¿Y esto es socialismo? ¡Luego nos vienen con la crisis del capitalismo! De la necesidad urgente de elecciones generales sólo me disgusta que lo haya dicho el PP antes que yo. No quiero que me llamen portavoz de nadie.

Y fin: ¿Es que nadie va a hacer nada en el PSOE? ¿Se dedican a contemplar su ruina, que es la de todos, que es la de España, en corderil silencio? ¿Nadie tiene un valiente mensaje que lanzarle a su secretario general? Si desde el gobierno se carece de suficiente perspectiva, desde el PSOE se debería ver cómo el fondo del barranco se aproxima peligrosamente hacia nosotros. Callar es de cobardes, hablar es de patriotas. De los buenos, de los de verdad, no de los que saca a pasear Zapahuero cuando le conviene a su vacía retórica.

PD ¡Ay, el día que la derecha pierda complejos; ay, el día que domine el agit-prop; ay, el día que hable con el desparpajo y la desenvoltura de Pajín o Zapatero. O con la auctoritas de Blanco. Imposible sin todo eso ganar ninguna batalla, menos mal que las pierde Zapatero solito.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.