Palencia es una emoción:

26 abril 2011

España, país de baja calidad

PP y PSOE presentan en sus listas electorales numerosos casos de políticos (¿Políticos?) imputados en casos delictivos, así como alcaldes tránsfugas.
En el primer caso la amoralidad es primaria, no es necesario elaborar ninguna teoría política para entender que son políticos de baja calidad, que deterioran la democracia local o regional, que dan un pésimo ejemplo a los ciudadanos que esperan de ellos conductas nobles o ejemplos morales a seguir. ¿Qué podemos esperar de una sociedad regida por dirigentes de este maligno tipo? ¿Cómo serán las mesnadas si son así los capitanes?

En el segundo caso la amoralidad es doble, la primaria es la del alcalde que con tal de mantenerse dirigiendo su municipio cambia de aliados a media carrera y se entrega al hasta ese momento era su enemigo político, al que sin duda en numerosos momentos ha denigrado y hostigado. También es amoral la conducta del partido receptor del tránsfuga.

Pero además se rompe una norma política acordada entre ambos grandes partidos, lo que implica a sus dirigentes de más alto nivel. Un acuerdo debería surtir los mismos efectos que la palabra de honor. Han llegado a unos acuerdos nobles, de caballeros, de ciudadanos honorables, ambos se proponen cumplir su respectiva parte, o al menos eso dicen públicamente, pero sin embargo ninguno de los dos grandes partidos cumple su parte del acuerdo, hacen caso omiso de su palabra de honor, en tan poco la valoran. ¿Qué pensar de quien da esas muestras de falta de honradez?

Si nuestros políticos son tan barriobajeros, ¿qué pensar de la ciudadanía que a pesar de todo los vota? Si nuestra democracia es tan baja ¿no somos un país de baja calidad?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.