Palencia es una emoción:

14 junio 2011

Ahora nos van a dar por la plaza de Chueca

  • Yo quiero un día del orgullo calvo
  • La intimidad de los políticos debe ser absolutamente privada. Su vida política puede ser criticada. Y debe serlo.
Es lo que pasa siempre cuando no se corrige el mal ejemplo, que lleva a otros a repetirlo y en vez de solucionar problemas se crean nuevos conflictos o se repiten los mismos por distintas personas en distintos lugares. Hemos dejado, han dejado, que los de Sol hagan de nuestra plaza un sayo y ahora vienen los homosexuales a darnos por la plaza de Chueca.

Es bueno que las organizaciones del día del orgullo gay –joé, yo quiero un día del orgullo calvo- nieguen el pan y la sal a los acosadores de Gallardón, es de pueblerinos extremistas ir a la casa de un alcalde a cantarle las cuarenta. No es sólo que eso no hay que hacérselo a la mujer y los hijos de nadie –como dijo el dilapidador alcalde de Madrid- sino que la intimidad de todos, políticos incluidos, debe ser absolutamente privada y defendida. Su vida política, sin embargo, debe ser pública y puede ser criticada. Y debe serlo.

Ahora se proponen tomar la plaza de Chueca “para liberarla”. ¿Qué entienden estos gaznápiros por libertad? ¿Qué entienden por “liberar”? Precisamente estos grupos lo que hacen es apropiarse de aquello que es de todos, toman por la violencia del número y la masa perroflautista lo que debe estar a disposición de todo hijo de vecino, sea de la condición que sea.

Tomar al asalto e imponer sus leyes, sus costumbres y sus dictados es precisamente lo que hacen los Castro, Gadafi, el coreano ese del norte, llámese como se llame, y Franco. Cuando la ley no impera, cuando se deja que la memez se imponga al sentido común, pasa eso, que surgen los dictadores como amapolas en un campo de cereal y se empiezan a “liberar” plazas. Ojo que algunos terminan por liberar pueblos oprimidos, que se lo pregunten a los Castro.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.