Palencia es una emoción:

20 junio 2011

El PSOE no tiene quien le quiera

Creo que es condición humana, una cadena que nos sujeta a lo menos noble que hay en nosotros, la necesidad que tenemos de sentirnos amparados por el poder. Esa de “¿Qué hay de lo mío?” es la pregunta que más oyen los dirigentes de los partidos cuando triunfan en las elecciones. Sin embargo, cuando pierdes o te cesan el teléfono deja de sonar. Somos humanos, mea culpa.

Ahí tienen a decenas de cantantes y actores, cantantas y actoras, apuntándose al carro de la ceja zapateril cuando el sol no se ponía en los imperios de ZP, sin embargo en el momento presente los mismos personajes hacen cola para desapuntarse de quien parece ser el apestado culpable de todos los males de España. No se me rompan la cabeza, lo mismo ocurrió y volverá a ocurrir con la victoria del PP: “¿Qué hay de lo mío?” En cuantito las cosas importantes se tuercen todo empieza a salir mal, incluidas aquellas otras menos trascendentes, y las cargas se hacen cada vez más duras.

Amaral le ha dicho a “Alfredo” (“Alfredo” dixit) que no le toque las pelotas y que sus canciones son de todos. Se entiende que quiere decir que también son de sus seguidores de derechas, que no se apropie para los socialistas de lo que es patrimonio de todos los fanáticos “amaralenses”.

Es lo que pasa cuando vas perdiendo, que te niegan el pan y la sal, que todo se te vuelve en contra, que de pronto ya no eres tan guay ni tan progre, que la gente te da la espalda y disimula para no saludarte. No he oído nunca a Amaral manifestar sus opiniones políticas ni ha destacado por su apoyo cejil como tantos otros, pero su respuesta pidiéndole al vicepresidente del gobierno, nada menos, que no le toque “ahí” no habría sido tan contundente si las circunstancias políticas fuesen otras. Por cierto, ¿es necesario acudir a la escatología, a la mala educación y a la falta de respeto para ser contundente en el verbo?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.