Palencia es una emoción:

23 octubre 2011

Después de Gadafi, la Sharia ¿Y Europa?

Occidente, nosotros, nunca ha sabido qué hacer con los países islámicos. Con el Islam. Ha mantenido y mantiene gobiernos títeres, apestosos dictadores teócratas porque le son favorables, nos venden petróleo y nos dejan bases militares para nuestros soldados. La ley que vale para nosotros, la democracia, no vale para los países árabes si nos resulta rentable.

A Gadafi le hemos temido y protegido. Atacado y defendido. Alternativamente. Cuando nos convenía. ¿Alguien ha contado en cuantos jardines gubernamentales ha plantado su jaima? ¿Alguien ha contado cuántos líderes mundiales han estrechado encantadísimos de la vida sus manos asesinas? Y sólo cuando nos ha convenido le hemos dejado caer. No, perdón, cuando nos ha convenido le hemos atacado, defenestrado y permitido que le aplicaran la ley del Oeste más salvaje, atrasada e incivilizada. Cuando nos ha convenido, cuando hemos visto que nos convenía más apoyar a aquellos a los que antes perseguía con saña.
 
El cinismo de Occidente tiene un tamaño mayor que el agujero de ozono. De pronto descubrimos que en Egipto había una dictadura... pero su partido máximo representante formaba parte de una internacional sin que a sus miembros se les cayera la cara de vergüenza ¿Cuándo nos interesará derribar al rey de Arabia? ¡Que se vaya preparando!

El Gobierno de Transición de Libia ya ha avisado de que la sharia será la fuente de la que mane la nueva legislación del país. Islamismo. Veremos en qué punto de radicalismo, tiempo al tiempo. A Europa y EEU se les debe estar poniendo cara de estúpidos después de ayudar al islamismo a gobernar otro país más. Luego nos quejaremos pero puede ser tarde. Memos.

¿Religión, islámica, por supuesto, para regir la ley civil de un país? ¿Y la laicidad que preconiza todo Occidente, desde la derecha extrema hasta la izquierda cerril? La espiritualidad armada de radicalismo e intransigencia religiosa controlará el mundo, esperemos no llegar a tiempo. Occidente, payaso capitalista y epicúreo, se irá por el desagüe del materialismo, de las conveniencias momentáneas y de su cortedad de miras.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.