Palencia es una emoción:

27 febrero 2013

Suicidio, una solución imposible


Hemos de aprender de Italia y serenarnos sin confiarnos a los más estúpidos del pueblo, aunque seamos conscientes de que no podemos seguir confiando en los mismos estúpidos de ahora. Amo Italia, me encanta la cultura y las gentes italianas, pero van a pagar muy caro el resultado de sus elecciones. Y puede que nosotros con ellos.

Está claro que los estúpidos que nos gobiernan desde hace años no pueden hacerlo peor, los dos grandes partidos parecen empeñados en suicidarse. Pueden hacerlo si lo desean pero no antes de que la ciudadanía haya encontrado por sí misma un relevo válido. Confiar en un payaso o en un bufón es dejar nuestro futuro en manos de Beppe Grillo o Berlusconi, a elegir.

La conducta del PP en el caso Bárcenas es claramente auto inculpatoria, propia de quien tiene algo que esconder. Las declaraciones públicas de sus dirigentes están llenas de falsedades, medias verdades y torpezas tan disparatadas que son ofensas al sentido común. Hasta el más aguerrido de sus militantes tiene la cabeza llena de dudas y reproches. Algo huele a podrido en la calle Génova, y para el ciudadano harto, embriagado de las mentiras infantiles del partido y enfurecido por tanta sospecha esa sede es más la caverna de Alí Babá que la casa de un partido democrático y honrado. Que Bárcenas les “chulee” ahora, demandándoles por despido improcedente, colabora en el gran esfuerzo del partido para desacreditarse y convertirse en absolutamente impopulares. Perfecto camino para el suicidio

Y el PSOE… también está camino del suicidio. Los devaneos de sus representantes en Cataluña con el independentismo, las proposiciones de ventajismo político con su federalismo asimétrico, la ruptura de la disciplina de voto de su grupo parlamentario y las diversas versiones que el partido hace de España y sus problemas, según la autonomía donde hablen, hacen de los socialistas poco deseables para gobernar España. La solución debe ser una y debe ser explicada para todos los españoles de la misma manera. El PSOE paga sus errores de la época González al haber desaparecido-voluntariamente- de Cataluña, cediendo su representación a los seguidores de Pasqual Maragall… ¿Cabe mayor absurdo?

No sé si terminaremos como Italia, pero sería comprometer más aún nuestra ya grave situación. Sin duda debemos buscar nuevas soluciones, nuevas propuestas y nuevos gestores, puesto que los viejos ya no nos sirven, pero nunca debe ser un salto en el vacío. Debemos aprender de Italia.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.