Palencia es una emoción:

27 diciembre 2013

La que se avecina es una panda de retrasados mentales

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha castigado a Mediaset con una multa de 1’57 millones por no respetar el horario infantil. 871.000 euros de esa multa  son por la emisión en horario protegido de “La que se avecina”, esa obra cumbre de la narrativa universal, esa prima donna de las series españolas, ese ejemplo en el que se miran los grandes productores mundiales de televisión. Se trata de seis multas por infracción grave correspondientes a tres capítulos programados con la calificación de ‘No recomendado para menores de 7 años’, cuando en realidad son desaconsejados para "menores de 13 años", entre otros motivos, “por sus contenidos incívicos, conflictivos y actitudes sexistas”.

“La que se avecina” es una de tantas comedietas españolas llena de vulgaridades, inmundicias y alusiones sexuales y sexistas, que basa su popularidad en la representación de cuanto de zafio, rudo y vulgar les pasa por la mente a sus autores, un vodevil de baja calidad humana, cultural, social y literaria que ha dirigido a la sociedad española a la ordinariez, a la trivialiadad, necedad, simpleza, inelegancia y plebeyez, una bufonada de rabioso éxito entre el público que se ha arrojado en masa por vez primera en su vida a una librería para comprar el libro de Belén Esteban.

Alberto Caballero, exquisito escritor, celebérrimo Nobel, es uno de los creadores de tan exitosa serie que tan bien le define a él como escritor y a España como dudoso degustador de basura cultural. El caballerete Caballero se ha cabreado con el gobierno que padecemos (todos, yo también, que no se arrogue él la exclusiva) y ha tenido a bien deleitarnos en twitter con nuevas perlas de su sacrosanta pluma. Tras llamar “panda de subnormales” al gobierno (¡qué original, qué genial, qué incisivo, qué irónico, qué sarcástico!), prosiguió de la siguiente manera: “Señores gobernantes: ¿Qué multa habría que poneros a vosotros, HIJOS DE LA GRAN PUTA?”

Al caballerete Caballero le parece mal cómo está obrando el gobierno, claro, a mí también. Y a mi vecino. Y al señor que espera en el semáforo y al guardia de la esquina. Pero no le echamos la culpa de los desvaríos de otros. ¿Qué tiene que ver la ineptitud de Rajoy y sus secuaces con que él se salte la legislación de protección a los menores? Porque el gobierno reduzca gastos a cuenta de funcionarios, pensionistas, escolares o enfermos,  ¿tiene el caballerete derecho a meter en mi casa la basura que le dé la gana a la hora que le dé la gana? ¿Qué relación hay entre lo uno y lo otro? ¿Como mi vecino es un inepto en su trabajo puedo serlo yo? ¿Sirve de excusa a mis errores los que cometa el portero del equipo de mi pueblo? Al caballerete Caballero no se le podía ocurrir otro disparate mayor... ¿O sí?

Sí, definitivamente sí. Como muestra de su coeficiente intelectual nos suelta otra joya literaria, de imparcial y equilibrado juicio. Se arma el caballerete de todas sus neuronas y nos dice: “¡¡Pero vamos a ver, si los capítulos están disponibles en internet a cualquier hora. Si el chaval que quiera ver la serie la va a ver!!”. Regla de tres por la cual podíamos liberalizar el consumo de alcohol a cualquier edad, qué más dan todas las leyes, límites o filtros  si al final los chavales se van a fumar un porro, a pincharse en vena o ponerse hasta las trancas en el botellón de la esquina… ¿Para qué limitar, prohibir o censurar? Barra libre, hombre, que lo dice el caballerete.

Quien esto escribe lleva treinta y cuatro años metido hasta las cejas en el mundo de la educación, comprobando cómo estas series minúsculas, groseras, ordinarias,  zafias, vulgares, chabacanas y rastreras han educado a media España mucho más que los más desesperados planes educativos de cualquier gobierno, ley Wert incluída. Comprendan los lectores que estoy desesperado…. Si el caballerete Caballero se ha sentido ofendido no le pido perdón; lo haré encantado cuando le vea en televisión llorando, con la cabeza y los hombros cubiertos de ceniza y pidiendo perdón a toda la nación… esto… a todo el “Estado”.

Y ya puestos a aceptar las críticas al actual gobierno, el gobierno de los recortes, el gobierno del paro, el gobierno de los desahucios… ¿dónde estaban las agrias, amargas y desesperadas críticas del caballerete Caballero cuando Zapatero nos hundió en esta miseria, ignorando la crisis, contando nubes o inventando inexistentes brotes verdes? ¿Dónde estaban sus descarnados twits cuando Zapatero negaba reiteradamente la crisis que otros socialistas más meritorios que él (Almunia, MAFO) anunciaban o conocían pero taimadamente callaban (Solbes)? A tomar, Caballero, a tomar. Los mayores retrasados mentales sois los que pergeñáis cuatro diálogos rústicos, agrestes, rudos y toscos y los llamáis comedia.

Y encima queréis hacer creer que España es así.


@pedrodehoyos 

7 comentarios:

Ce Blacas dijo...

Además, curiosamente, la ley aplicada creo que se creó durante el gobierno socialista de Zapatero.

Tornegro dijo...

Plenamente de acuerdo con su artículo. Ésta es una serie, no para mayores de 13, sino para mayores de 18. Como bien sabe usted, los dichos de los personajes son repetidos por niños de incluso 9 ó 10 años. Dichos niños cuando crecen repiten los modelos vistos en este tipo de series. Así es como se ha cambiado a la sociedad española, con películas y series de televisión, que no representan la verdadera forma de vivir de los españoles, pero que con el paso del tiempo, los españoles imitan por el bombardeo mediático masivo al que nos someten. Por eso una nación mayoritariamente católica, por ejemplo, pasa a hacerse laica de la noche a la mañana, y no sólo laica, sino más laica que la más laica de las naciones. Y no vale lo de que hay muchos canales y que si no gusta cambiar, puesto que hay bazofia de todas clases en todas las cadenas. Tampoco vale aquello de que la culpa es de los padres, aunque es cierto en parte, hay que recordar que los padres de los niños de hoy, también están afectados desde niños por este bombardeo mediático, así que es lógico que uno que no sabe no pueda enseñar.
P.D. Que pase una feliz verdadera Navidad y tenga un próspero año nuevo.

Pedro de Hoyos dijo...

Saludos, Tornegro. Muy de acuerdo. Feliz Navidad

Encarna dijo...

Bueno, otra vez por aquí, se ha despachado pero...yo aún hubiera dicho mucho más, vomitiva como los muchos programas con los que nos están amenizando estas Navidades y todo el año. Espero que hayan pasado unas buenas Fiestas y les deseo lo mejor para el 2.014, si nos deja este Bovierno.

Pedro de Hoyos dijo...

Encarna, lo peor no es que sea vomitiva, sino que sea educativa, esas astracanadas tienen gran influencia sobre parte de la población española, que toma como normal las burradas que se hacen y dicen en estas mamarrachadas.
Y luego vienen Kiko Rivera y Belén Esteban completando la tarea de analfabetizar a los borregos.

Anónimo dijo...

Es un guionista este Caballero de los de sal gorda. Los personajes no pueden ser más planos; no tienen identidad, ni raíces, ni opiniones, ni expresan más pulsiones que las sexuales y las de fastidiar al vecino. No espere encontrar en sus guiones agudezas, ni perspicacia, ni crítica social o política de calado, a no ser que por tal se tenga a sus continuos y exclusivos ataques a la Iglesia Católica, única institución a la que lacera, y en general al Cristianismo.

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, es que en general esa cadena, presidida por el más zafio de los políticos mundiales solo se dedica a este tipo de telebasura...como opio pista él pueblo, especialmente a los jóvenes, enojados a las única realidad que se ofrece, botellón, sexo, irresponsabilidad y todos los derechos...
Así nos luce el pelo...

Seguidores del blog

Otros blogs míos.