Palencia es una emoción:

29 diciembre 2013

Zoilo

Llueve navidad sobre Palencia y el vendaval barre la ciudad,  Zoilo viene a mí y pone su cabeza en mis rodillas. No hace un año que llegó y es todo cariño y dulzura. Me mira, espera y pregunta. Si satisfago sus dudas sale contento y con la cabeza alta. Si no, permanece inquisitivo hasta que una caricia y unas palabras distraen su atención. No, no puede sustituir a Fermín pero no sabe que ésa era su labor. Simplemente es él y ya está.

Al amanecer sale dispuesto a comerse el mundo, pero le calman esos minutos de espera hasta que me visto como el invierno mesetario reclama. Ya en la calle ladra a la mañana y aspira cuanto trae el aire. Visita árboles y farolas y continua nervioso hasta que recorremos el parque. Si el día lo permite alargamos el camino para saludar a viejos conocidos, se huelen, se abrazan y se ladran: tarea hecha.

Le distraen los documentales y se sabe todos los secretos del Serengueti y del Masai-Mara. Conoce la época de migraciones y cuántos cachorros hay en cada camada de leones. Cuando los cocodrilos se ponen a la faena, me pregunta desconcertado si no pienso hacer nada; de pronto da un salto y sin pedir permiso viene a mi halda, vuelve la cabeza y deja los acontecimientos pasar. Esconde el hocico bajo mi brazo y le acaricio para calmarlo, pasan unos minutos y ronca furiosamente, si le despierto levanta una ceja y me dice que le deje en paz.

A veces viene conmigo a escribir, pero le aburre la inactividad, recorre la estancia buscando entretenimiento y me da en la rodilla, dejo el teclado y nos peleamos en broma. Nos miramos profundamente a los ojos y nos retamos como si fuésemos rivales ante una presa. Le persigo y me persigue, no claudica, gruñe y me provoca. Cansados, nos tumbamos en la alfombra uno al lado del otro y dejamos que Pachelbel, por ejemplo, nos relaje.

Finalmente llega el mejor momento, mientras en la tele las series americanas descerrajan tiros o mientras las groseras comedietas españolas perpetran su cotidiano asalto a la inteligencia, él y yo nos vamos a respirar Palencia. Cuando la noche se ha hecho y las calles se vacían ante el impulso del hielo, nosotros recorremos la hojarasca que cubre nuestro barrio y despedimos el día repasando lo acontecido y preparando respuestas para los retos del día siguiente. Al llegar espera junto a su puerta a que me despoje del invierno, lloriquea y me mete prisa. Sé que antes de llegar yo a mi habitación él ya está dormido y satisfecho.

2 comentarios:

ana dijo...

Cuando Adán y Eva abandonaron el paraíso se llevaron con ellos a su perro. Dios hizo como que no se daba cuenta porque sabía que el camino del conocimiento y la razón que habían elegido era árido y tortuoso y un perro siempre templa el corazón.

Pedro de Hoyos dijo...

Qué bonita idea, Ana, de haberla conocido antes la habría incluído. Para la próxima ocasión. Gracias por tu visita

Seguidores del blog

Otros blogs míos.