Palencia es una emoción:

18 marzo 2014

La bandera socialista en Catalunya

Cataluña se va a independizar en cualquier momento y se nos pondrá cara de ucranianos. Tengo muy claro que ante la inactividad de una mayoría, no indecisa sino pasiva, Artur Mas conseguirá su propósito a no ser que Rajoy suelte aquello que los nacionalistas reclaman o que el ejército ponga pie en pared. En cualquier caso hace tiempo que decidí preferir la independencia catalana. Si ellos mismos no se oponen…

Estos son los barros de los polvos de antaño, cuando González y Aznar cedían en todo cuanto Pujol demandaba a cambio de sus votos, para una ley, para una legislatura. No debemos extrañarnos, seríamos demasiado ingenuos, de que los nacionalistas jamás hayan desistido en su ansia de exigir y exprimir las ubres de aquellos que los necesitan para poder gobernar.

Pensar que los nacionalistas frenarían sus impulsos es no conocer la demagogia ni la democracia. Pero habrá que reconocer que les hemos ayudado mucho. Debe quedar en la memoria de la ignominia cómo se firmaban pactos al dictado de los nacionalistas o como el PSOE y su sucursal catalana han disimulado allí su origen español. Quizá porque charnego el último. ¿Cuántas banderas de España se ven en sus actos políticos? ¿Da vergüenza? ¿Por qué la esconden en sus mítines? ¿Por qué sólo enseñan las catalanas y, si conviene, la europea? ¿Por qué ceden la iniciativa a los separatistas, por qué les siguen el juego? ¿Temen irritarles?


Seguidores del blog

Otros blogs míos.