Palencia es una emoción:

02 octubre 2015

Puta España del E-comerce con happy end

Después de los últimos acontecimientos, (he estado a punto de poner "últimos siglos") queda claro que los españoles no queremos a España, nadie es más crítico con España que los españoles, hasta los hay que quieren dejar de serlo, es sabido que si hay alguien hablando mal de España es español.

No nos respetamos, no respetamos nuestras instituciones, nuestros símbolos ni nuestro idioma. No nos queremos, no tenemos el menor aprecio por lo nuestro ni por nosotros mismos. Bueno, excepto cuando fuimos campeones del mundo de fútbol. Y solo de fútbol, todo lo demás, baloncesto incluido, no importa, como se acaba de ver recientemente.

He salido de casa aprovechando esta mañana otoñal. Sol y luz, airecilo fresco pero agradable, tráfico escaso, qué buen paseo, caramba... En el primer paso de peatones se para gentilmente una furgoneta que cuando cruzo sigue su camino y leo en su parte posterior el siguiente reclamo: "El e-comerce con happy end". Manda narices.... Es solo una de tantas estupideces bárbaras e innecesarias que nos sacuden cada día. Innecesarias, insisto. Y si son innecesarias no tienen razón de ser, salvo el desprecio a lo propio. Mi carpintero de toda la vida ha colocado en su fachada un enorme cartelón para anunciarse: "Alfredo's"...

¿Por qué nos gusta tanto "titularnos" (ustedes me entienden) en inglés en un país analfabeto en cuanto a idiomas se refiere? ¿Por qué no podemos poner "Comercio electrónico con final feliz, qué tiene de mal, de perverso? ¿Es pueblerino? ¡Somos paletos!

Yo prefiero decir "espray" (castellanizándolo) a decir "aerosol", que es más largo y una palabra casi ya desterrada.... Y "fútbol" a "balompié", claro. Pero que España sea uno de los países más torpes en aprendizaje de inglés y que al mismo tiempo abusemos de anglicismos tan estúpidos como, repito, innecesarios es solo una muestra del avance de la incultura, de la burrez, de la memez, de Telecinco y sus programas y de Belén Esteban y sus huestes. Y de desprecio a España.

A los españoles no nos gusta España, no es que no nos gusten nuestros gobernantes, sus modos y maneras, sino que no nos gusta lo español, salvo la selección de fútbol (y no siempre). Asumimos inconscientemente que cualquier cartelón en inglés tiene más nivel, más atractivo y más interés que en castellano. Por la ciudad, en prensa y TV los barbarismos son un asalto a la inteligencia del ciudadano pues pretenden conquistar su voluntad simplemente por no estar escritos en castellano. Conocen nuestras preferencias...

Los españoles rechazan España, algunos ni quieren serlo. Será por eso que estoy convencido de que no tardando a España le espera una sweet death.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.