Palencia es una emoción:

18 octubre 2015

Una España entre Willy Toledo y Luis Bárcenas

Todo indica que después de cuarenta años de práctica a socialistas y populares se les ha olvidado el noble arte de la política. Parecen ambos inmersos en una batalla para perder las próximas elecciones y ceder el terreno a los partidos emergentes.

Pedro Sánchez se las está arreglando para hacer bueno a Zapatero, el inútil de León, incrementando con cada decisión sus enemigos en el partido. Que haya ganado la reciente votación de las listas solo significa que la disciplina interna se ha impuesto a la democracia. ¿Democracia, libertad?  ¡Disciplina y prietas las filas! Y se la tienen jurada. Si la victoria no es total en diciembre la federación andaluza lo devorará como postre. ¿Cómo se llamaría un turrón hecho de Pedro Sánchez?

Está por ver si Rajoy se presenta reelección. Nadie ha contribuido más que él desde el Estado a apoyar a los nacionalistas catalanes, nadie les ha dado más argumentos que la torpeza de este inútil gallego. La economía no lo es todo y en el PP lo saben. Detrás de él nadie en el partido tiene suficiente atractivo para evitar un desastre navideño. El gallego que quieren poner es un semidesconocido fuera de su tierra.

Y dado que está aún librándose la batalla de la izquierda radical entre Podemos y una pléyade de listas raras, mezcla de inconformistas, comunistas e ilusionistas, a Ciudadanos se lo están poniendo en bandeja. La izquierda sigue como solía, dividida y radicalizada, atacándose piolet en mano y apoyando la nacionalización de la banca, de la energía, de la prensa… empeñada en dirigirnos al paraíso bolivariano. Porque según las encuestas España no se cree la domesticación de Podemos y su mansedumbre preelectoral.

Juega Ciudadanos con la ventaja que le suponen las torpezas sin fin de sus contrincantes y con el aval de su indefinición centrista, España siempre se ganó desde el centro, es lo que tienen el miedo al pasado dictatorial y el control de la telecracia berlusconiana. Todo está atado para que esta España pueril, asilvestrada y sanchopancesca siga sin sobresaltos su curso hacia la inanidad.


Tendría que haber una España a la que no hubieran contribuido ni Willy Toledo ni Luis Bárcenas, entre la ingenuidad de Ciudadanos y el radicalismo de Podemos, pero no cuajará. España languidecerá para tal vez renacer, déjenme ser pesimista, cuando nos compre China y su economía de todo a cien. O cuando nos domine el Islam que viene.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.