Palencia es una emoción:

23 marzo 2010

Kiko Rivera, Bien de Interés Cultural

Permítanme sólo un breve apunte, el sueño me vence y no estoy pa muchos trotes, pero nos hemos vueltos tontos del todo. O del toro.

Contra la genial idea de algunos políticos catalanes, aceptemos la base de que buscando objetivos más políticos que ecologistas, de pretender acabar con los toros (me resisto a llamarlo “fiesta”) Esperanza Aguirre declara las corridas como Bien de interés Cultural en la Comunidad de Madrid. Demagogia y populismo a raudales de la presidenta madrileña. Antes muerta que callada.
 
Luego apareció un sobresaliente ciudadano, chapó, que en justa y equilibrada venganza pretendió que semejante título honorífico (u otro igual, qué más da) se otorgara a la siesta. Ése sí que es un invento popular con merecimientos propios; yo lo apoyaría muy gustosamente si no entrara en combate directo con mi oposición al estúpido horario español, el pueblo con el horario más ilógico y anárquico bajo la faz de la Tierra; basta con echar unos cuantos kilómetros desde mi casa y acercarse a pasar un día a Portugal y comprobarlo. Ya, digo, por mí pueden nombrar a la siesta Hija Adoptiva de mi pueblo, pero sería imposible de mantener en un horario que fuera lógico y civilizado. Como los españoles no lo somos: “Viva la siesta como Bien de Interés Cultural”.
 
Y ahora los toros-anuncio de Osborne en Andalucía. La Consejería de Cultura quiere declararlos B.I.C. Y me suena, los lectores me lo confirmarán, que no es el primer lugar de España donde esta decisión banal, intrascendente y ridícula se lleva a cabo. Que con la rica Historia de España, con la de lugares históricos y culturales que poseemos (¿o son esos lugares y esa Historia los que nos poseen a nosotros?) andemos consagrando en los altares laicos y zarrapastrosos de la tradición popular unos vulgares anuncios de carretera me parece una de las maneras más estúpidas de perder el tiempo. Andalucía debe andar sobrada de riqueza, de trabajo, de juventud culta y desarrollada para que su Consejería de Cultura se tome esto en serio.
 
En España somos especialistas en dilapidar el tiempo y los esfuerzos. ¿Teniendo a Belén Esteban nos paramos en los toros de Osborne? Si alguien en España se merece ser declarada Bien de Interés Cultural es Belén Esteban. Bueno, y su cirujano plástico se merece ser corrido a gorrazos hasta los Pirineos. ¿Y Manolo Escobar y su “Porompompero”? ¿Y Kiko Rivera? ¿Por qué no nombrarlo Bien de Especial Protección Popular?
 
Cuando nuestros políticos no saben qué hacer para resolver nuestros problemas se ponen a plantearnos crucigramas indescifrables, a inventar enigmas insolubles, a proponernos cuestiones de imposible respuesta para enredarnos y que no pensemos. ¿O qué misión se imaginan ustedes que tiene en la vida el Consejero andaluz de Cultura? ¿De Cultura?
 
(Joé, y eso que iba a ser un breve apunte…)

Seguidores del blog

Otros blogs míos.