Palencia es una emoción:

09 junio 2011

El Cojo Manteca se muda a la Carrera de San Jerónimo.


Lo de los indignados estos me trae por la calle de la amargura, no hay día sin noticia ni noticia sin contradicción. A mí me parece guay del paraguay que se vayan a las Cortes, ¿qué mejor lugar para cambiar las leyes?, y que dejen Sol en paz a ver si suben las temperaturas que hartito me tiene esta otoñal primavera.

Me apuesto el flequillo a que no acampan en la Carrera de San Jerónimo, sea porque no les interesa (¿…?), sea porque no se lo permiten, “Hay que dejar a sus señorías trabajar en paz” les van a decir antes de partirles las costillas. Hasta ahora les hemos estado aguantando un poco a la espera de que se desinflaran y tomaran las de Villadiego. Las elecciones autonómicas pasadas fueron un rejonazo de muerte en forma de indiferencia de millones de ciudadanos que acudieron a votar. A partir de ese momento carecieron de lo que más presumían: apoyo popular.

Y sin apoyo popular fenecerán paulatinamente, vistiendo sus ideales de gris ceniciento, aparcando sus poderosas razones en un lateral de sus vidas para hacer sitio a perroflautas, antisistemas y antisentido. Hay cosas que no pueden ser y además son imposibles. Mezclar cargas de profundidad contra el sistema podrido, privilegios de políticos, injusticias sociales, leyes inapropiadas, con salidas de pata de banco no tienen futuro en una sociedad indignada, enfadada y harta que para ellos debería ser terreno abonado.

Reivindicar el cambio de sexo de menores como un avance social inigualable es propio de quien no tiene sentido ni dignidad ni dos dedos de frente. Meterlo en el mismo contexto reivindicativo que las críticas a los apoyos estatales la banca o a la ley electoral es giliprogresismo propio de marcianos en un campo de fútbol de tercera. Si hemos de confiar nuestro futuro a alguien o algo que salga de estas acampadas que vuelva Franco y empiece a aplicar la ley de vagos y maleantes.

A mí me parecería de primera que se sentaran en varias filas ante las Cortes y sólo dejasen pasar a los parlamentarios que jurasen acabar con la actual ley electoral, a parlamentarios que jurasen no ir nunca a La Noria, a parlamentarios que presentasen acta notarial de haber trabajado cuarenta horas semanales en los últimos tres años, sólo en los últimos tres años, seamos piadosos y caritativos. Pero van a faltar bemoles.

Reconozco que Rubalcaba tiene una papeleta difícil, que estos personajillos de tebeo van a tratar de ponerle en un brete, buscando provocar una intervención de las fuerzas del orden, porque sólo así, con actos cercanos a la kale borroka, alcanzarían determinadas reacciones sociales que les interesan; sólo si consiguen otro Cojo Manteca podrán revitalizar un movimiento que en un principio nos ilusionó y que ahora provoca bostezos y carcajadas. Sólo espero que para combatir el machismo no reivindiquen la sumisión del hombre a la mujer, aunque no fuera más que para llevar la contraria a Franco. Y es que en estos movimientos que empezaron siendo de indignados y amenazan con ser de intolerantes hay mucho franquito disimulado.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.