Palencia es una emoción:

03 agosto 2011

España y ese señor de la barba


·          España es el país que se indigna todas las noches y que se levanta sumisa todas las mañanas.
·          Zapatero nos deja una España llena de soplapollas que han gastado el dinero de varias generaciones en aeropuertos que no tienen aviones

Se marcha Zapatero cuando llego a Barajas y es la primera noticia que me arroja a la cara la radio del coche. A continuación España se hunde en la crisis económica que el presidente negó y renegó mil veces, España cae en el vertedero económico que nunca existió según la doctrina zapateril. Estábamos en la Champions ligue cuando arribó el leonés de Valladolid y estamos en la regional subsahariana cuando se va.

Se va Zapatero dejando un país sumido en la indefensión, en manos de Telecinco, La Noria, Sálvame, Antena 3 y Física o Química. Se va dejando seiscientos asesores en la Moncloa a los que habrá que buscar trabajo o pagarles el paro. Se va habiendo sido mindundeado por unos sindicatos que se disponen a porculizar al gobierno del PP, si es que los que mandan dejan que llegue un gobierno del PP.

Lo malo no es que se vaya el peor presidente de la democracia, jamás hubo nadie que hiciera tanto daño a España, jamás hubo ministros más iletrados, sectarios y cachondos mentales, sino que no hay quien le sustituya, salvo el opositor de la barba cuya única misión en la vida parece ver salir el sol. Rubalcaba es mentira o traición, o no tiene soluciones o las ha ocultado. Ustedes escojan. En cualquier caso es Zapatero con el flequillo en la barbilla.

Tuvo muchos meses para pinchar la burbuja inmobiliaria y no lo hizo. Tuvo siete años para sustituir la construcción por otro motor económico y no lo hizo. Se limita a criticar el pasado sin construir el presente ni prever el futuro. Eso no es socialismo, es triste y, espero, fugaz zapaterismo cruel, que hizo de España el abortadero de Europa, que aprobó verbalmente estatutos separatistas que aún no conocía y que convirtió España en un país cainita en el que revivir la guerra incivil era marca de éxito. Rectifico, Zapa sólo fortaleció en cainismo tradicional de un país que no soporta el éxito de los demás. El problema es que muy probablemente le sustituyan la nada y el vacío adornados con acento gallego. El problema es que España no se reconoce como es y cuando lo hace le da vergüenza no ser como le dicen que debe ser. Nunca sabrá Aznar el daño que hizo a España apoyando la ilegal, ilegítima y mortífera guerra de Irak, nunca sabrá el daño que hizo a España apoyando la inanidad de Rajoy. Rajoy es más de lo mismo pero autodenominado centrista, descafeinado, acomodaticio, irrelevante e indefinido.

Zapatero nos deja una España llena de políticos bobalicones y soplapollas que han gastado el dinero de varias generaciones en aeropuertos que no tienen aviones, llena de políticos delincuentes o cuasi delincuentes que se presentan a las elecciones y las ganan con mefistofélica sonrisa permanente. Mientras tanto despilfarro aeroplánico nos come los ahorros, cerramos ambulatorios, urgencias médicas y suprimimos autovías a todo trapo. España, que ha vuelto a los tiempos del Monte de Piedad sólo que ahora se llama “Compro oro” y llena las aceras de toda España, rebosa de acomplejados votantes que tienen miedo de levantarse una mañana y descubrir que la izquierda puede no ser ese paraíso angelical en el que la igualdad y la justicia gobiernan el devenir humano. Acomplejados votantes que jamás se atreverán a reconocer que son de derechas, vade retro, no vaya a ser que les de vergüenza besar a sus hijos. España es ese país de acomplejados ciudadanos que creen que el sentimiento religioso es un modo de vida añejo, obsoleto y casposo, sin caer en la cuenta de que no hay nada más antediluviano que un decimonónico anticlerical.

Nuevamente el socialismo se va de España dejándola convertida en un patio de corrupción, sí, de derechas e izquierdas, en el que la moral (no hablo de religión sino de virtudes humanas) es desconocida como pauta de vida. España es el país que se indigna todas las noches y que se levanta sumisa todas las mañanas. España es el país que confunde cabreo, indignación y refundación social con caspa, basura y radicalismo izquierdista. España es el país de las oportunidades perdidas.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.