Palencia es una emoción:

12 octubre 2011

Cazando cristianos gilipollas

Si en el movimiento de indignados (¿Habrá alguno más indignado que yo, alguno más cabreado con esta sociedad y este sistema?) que pretende ocupar Wall Street hubiera habido una sola baja, si uno solo de esos americanos hubiera sido rozado por la porra de un humilde policía norteamericano ya tendríamos armada la mundial. “Públiko”, “El País” y “El Plural” habrían vomitado su justificada rabia por las cuatro esquinas de su primera plana, no digamos si un policía nacional español hubiera mirado mal (¡...!) a uno solo de los okupantes de la Puerta del Sol.

Pero en Egipto han matado, sí, matado, sacrificado, asesinado, a veinticuatro señores y parte de la prensa española lo comprende o al menos lo minimiza. Esos veinticuatro (¡24, oiga!) no merecen el calificativo de escándalo, sólo son cristianos. Y moros. Bueno, moros no son, pero ustedes me entienden. Y además, clamaban por su religión, si al menos hubieran clamado por los derechos de los homosexuales, de las mujeres apedreadas o de los desheredados de mundo mundial podrían haber encontrado amparo, pero sólo reivindicaban poder manifestar su religión cristiana en un país mayoritariamente musulmán, no son nadie, no son nada.
Nos han hablado de la relatividad del tiempo, pero ahora descubro la relatividad de los números. Ser cristiano en Europa es un atraso, una antigualla, algo desfasado, algo a suprimir. Aquí lo que nos interesa es la pela, o el euraco, y lo demás nos la sopla, perdonen ustedes la ordinariez que saben que no soy habitual de las palabras soeces. Pero sea como sea no estamos para las cosas espirituales, vayamos a lo práctico, si hay que asesinar a niños nonatos hagámoslo rápida y silenciosamente, si hay que votar a un corrupto hagámoslo y miremos para otro lado, si hay que defraudar que nadie se entere.


¡Para asuntos espirituales estamos! Esto de las religiones es un cachondeo lleno de curas pederastas, de monjas lesbianas y de practicantes hipócritas. Hablemos de mis derechos y de tus obligaciones, hablemos de asuntos prácticos y dejemos a los que tengan sentimientos religiosos que se ahoguen ellos solos, no son nada, no pintan nada en una sociedad mecanizada, capitalista y moderna, chachi piruli de modernos que somos, a la que son ajenos.

Egipto nos pilla muy lejos a no ser que los odiados norteamericanos lo invadan, a no ser que nos venda petróleo, o que no nos lo venda, o que Israel apiole a unos cuantos infelices, todos musulmanes, por supuesto, en cuyo caso la Alianza de Naciones inventada por Zapatero, inservible hasta el momento, intervendría con una mesa redonda sobre la maldad de la alianza entre el sionismo y el capitalismo a la que sólo se puede oponer el internacionalismo proletario.

Si en este mundo ser cristiano ya ha quedado para gilipollas y descerebrados ser copto es de... ¿Coptos? ¿Y la cuala cosa es eso?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.