Palencia es una emoción:

13 julio 2012

Rajoy contra los funcionarios.


Rajoy ha optado por lo más fácil y lo más ineficaz: recortar el sueldo a los funcionarios. Es lo que han hecho todos sus predecesores en un momento u otro, ¿por qué iba a ser él diferente?

Zapatero ocultó durante años el advenimiento de la crisis; cuando ya no pudo, la minimizó primero y descubrió falsos brotes verdes después para disimular su ineficacia. Rajoy ahora se lleva la contraria a sí mismo haciendo todo lo que juró que nunca haría; para asemejarse a su predecesor atrasó las drásticas medidas hasta que se celebraron las elecciones andaluzas, quitando inmediatamente después el velo que ocultaba su verdadero proyecto; eso sí, la culpa era de Zapa. Era cierto en principio pero sabiéndolo nos ocultó bajo un programa electoral irreal las que eran medidas imprescindibles.

Y para solucionarlo acude a las medidas más fáciles: sigue habiendo 17 comunidades autónomas con sus 17 parlamentos y sus 17 defensorcitos del pueblo, pero se sube el IVA; sigue habiendo 17 embajadorcitos en el extranjero, pero se bajan las prestaciones por desempleo; las televisiones públicas pierden dinero a espuertas, pero se suprime la paga extra de los funcionarios; sigue habiendo un Senado innecesario y prescindible, con unos traductores inútiles, pero se disminuyen las ayudas a las personas dependientes; siguen existiendo centenares de empresas públicas  o se sigue subvencionando a la prensa si está escrita en el idioma adecuado, pero se retrasan las jubilaciones. En su discurso ante las Cortes no se mencionó ni de pasada la imprescindible, la urgente, la forzosa remodelación del Estado, redimensionándolo a la situación actual. Por cierto, ¿por qué no se reúnen en una sola las cinco comunidades castellanas existentes?

La gran esperanza blanca contra el zapaterismo era Rajoy; Si Zapahuero subvencionaba todo lo que se movía, más si era progre, feministoide o anticlerical, dilapidando estúpidamente el dinero de nuestros impuestos, endeudándonos por generaciones, Rajoy emplea la política contraria con los mismos desastrosos resultados. Atacando a los funcionarios no sólo ataca a la  clase media de manera directa sino también indirectamente: Todo lo que un funcionario deje de ganar lo perderá el comercio de al lado que tampoco lo gastará en la tienda de un poco más allá. Subiendo el IVA no va a recaudar más, sino que, siguiendo la bola de nieve, generará un efecto negativo en la circulación de dinero y por lo tanto en la creación de riqueza, nuevos trabajos y desarrollo social.

Los funcionarios son nuevamente los injustos paganos de la incapacidad de nuestros políticos; lo que ellos han destrozado con aeropuertos innecesarios, obras faraónicas, arruinando cajas de ahorro, subvencionando la investigación de razas autóctonas de gallinas o subvencionando la obtención del carnet de conducir en vascuence lo vamos a pagar los ciudadanos de a pie, los que en realidad mantenemos el Estado. Para que ellos lo dilapiden.

En cualquier empresa semejante incapacidad es motivo de despido fulminante… ¿por qué no podemos despedir a nuestros gobernantes?
------------------------------------------------------------------------------------------------------
Puede leer también AQUÍ sobre los funcionarios y la paga extra que les han "levantao"

Seguidores del blog

Otros blogs míos.