Palencia es una emoción:

20 diciembre 2012

Apocalipsis a la española



A España le da vergüenza viajar en clase turista porque qué van a pensar los vecinos, oigausté, con lo que hemos sido nosotros. Hemos derrochado el dinero en cambiar todas las tapias de cementerio de España y en carriles bici en vez de buscar alternativas al ladrillo en decadencia. Y encima algunos se lo han llevado crudo pero nadie pone una denuncia por gilipollas. Gilipollas los malos gobernantes que no veían venir la crisis, gilipollas los que veían brotes verdes y gilipollas los españoles que les votaban. Resulta que ahora viajamos en los topes de los trenes porque no tenemos pa’l billete. ¿A nadie se le ocurre auditar lo que ha pasado? Luces, taquígrafos, ¡ACCIÓN!

El apocalipsis maya se cierne sobre nosotros en forma de dirigentes ineptos que se suceden unos a otros hasta formar montañas de estiércol, el apocalipsis lleva el apellido de cada español sin trabajo pero se apellida corrupción y gafas de madera para no encontrar la salida. Miedo, canguelo y falta de guirnaldas inguinales pueden ser miembros de su familia. Mientras no haya denuncia en los juzgados contra los que nos trajeron a esta pobreza en vagones der ganado ni contra los que nos mantienen en este campo de concentración dirigido por Europa y cuyos subalternos tienen nombre centroeuropeo. Hundieron Europa dos veces en el siglo XX y ya están de nuevo a la faena recién estrenado el XXI.

Y Rajoy anda haciéndoles la ola con los brazos de los jubilados, de los enfermos y de los alumnos de toda edad y condición, a España siempre le han importado más los ajenos que los propios. Nunca nadie habló tan mal de España como los mismos españoles, pero nunca nadie actuó tan radicalmente al servicio del capital alemán. El apocalipsis maya ha caído sobre nosotros desde hace varios años, desde que un presidente del gobierno que no sabía de Economía fue designado por Pasqual Maragall para lidiar con la crisis. Y quien tenía que sustituirle para parar la crisis, mandar y templar sabe de mayas y de catástrofes lo que este autor sabe de física cuántica. A veces confundir apocalipsis y apoteosis puede ser digno de juzgado de guardia.

(Prueba de todo ello: Altos cargos del Ayuntamiento de Madrid cobran más que Rajoy) País de gilipollas)

Seguidores del blog

Otros blogs míos.