Palencia es una emoción:

21 octubre 2013

El voto de España desesperada

Cuando los políticos no cumplen sus deberes sufrimos los ciudadanos, nos arruinamos y terminamos perdiendo nuestra libertad, nuestros derechos o nuestros dineros. O todo a la vez, como ocurre en estos momentos. Pero nadie les pasa factura, a nadie rinden cuentas.

Zapatero acaba de reconocer en la Sexta que no se enteró de la crisis, que la minimizó y que la ninguneó. Que no supo hacer su trabajo, vaya. ¿Qué nos pasa a nosotros, ciudadanos indefensos, como consecuencia de su ineptitud? Sí, sí, lo sé. No es el único culpable, lo son todos los políticos en general (excepto, pongamos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Joaquín Almunia, de su propio partido, que le avisaron suficiente y repetidamente de cómo iban las cosas) que dejaron que las cosas fueran así, cada uno en su medida, no es lo mismo estar presidiendo el gobierno, o asistiendo silenciosa y mansamente a todos los consejos de ministros, que estar en la oposición. Y sí, el sistema capitalista, avaricia y codicia, también es responsable, pero no tenemos otro mejor, al menos nos e ha conocido hasta ahora. ¿Qué nos pasa a nosotros, ciudadanos indefensos, como consecuencia de su ineptitud generalizada?

Cuando escribo la Justicia europea está a punto de exigir la liberación de decena de etarras sanguinarios condenados a decenas de años de prisión por sus crímenes intolerables. Y sin embargo es muy probable que salgan a la calle en unos pocos días, a no ser que retorzamos la interpretación de la sentencia del alto tribunal, como consecuencia de unas leyes permisivas, generosas hasta la ignominia con los asesinos, violadores de niños y otras alimañas. Porque nuestro Parlamento no supo en su momento prever la maldad de estos crueles ¿seres humanos? y castigarla convenientemente. Y porque posteriormente se quiso solucionar tal desafuero con un apaño legítimo pero probablemente ilegal, y cuya previsible consecuencia sea la derrota de la doctrina Parot en la Justicia Europea.

Nuestros políticos no saben o no pueden hacer bien su trabajo, su profesión es una de las más desprestigiadas, y reciben el rechazo de los ciudadanos. Pero nada podemos hacer contra ellos. Para defendernos de ellos, quiero decir. En una empresa privada serían despedidos y obligados a indemnizar a la empresa por los daños y perjuicios que ocasionaron con sus reiteradas torpezas. ¿Por qué no pasa cuando la dañada es toda una nación? ¿Por qué los estafados no podemos presentar una denuncia y que los tribunales ordinarios hagan su trabajo?


No obstante la sociedad trata de regenerarse, aún tragándose estos sapos indeseables, y surgen nuevas iniciativas políticas y sociales que tratan de auparnos en este océano de miseria. Nuevos partidos de todos los colores nacen en busca de arreglar el estrepitoso fracaso generado por las grandes instituciones. Se prevé que alcancen un 10 o un 15% de cuota electoral. ¡Y hay quien habla de su gran éxito! Válgame la Macarena de los políticos, válgame la Macarena de los partidos que después del destrozo social -paro, corrupción, desahucios, empobrecimiento, pérdida de derechos consolidados, jubilaciones injustas- siguen concitando el veinticinco por ciento de voto ciudadanos. ¿Es que no votan los desesperados?
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Por la noche, cansado, harto, enfadado: Si como consecuencia de la sentencia del Tribunal Europeo numerosos delincuentes, peligrosos y sanguinarios, invaden nuestros calles e incluso son homenajeados al llegar a su pueblo, con la consecuente humillación al resto de los mortales, será porque nuestros políticos no supieron en su momento redactar un código penal suficientemente seguro para salvaguadar la sociedad, no supieron desarrollar el cometido para el que se ofrecieron, para el que fueron elegidos y por lo que fueron remunerados. ¿Qué sería de ellos en una empresa privada, cuál sería su futuro, qué nueva empresa les contrataría después de un éxito de tal calibre? ¿Por qué no pasa esto con los políticos?

PD: ¿A que al final el champán que van a descorchar lo pagaremos con nuestros impuestos?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.