Palencia es una emoción:

07 mayo 2014

Un peligro llamado bipartidismo

Las encuestas predicen un claro descenso de los dos grandes partidos en las próximas elecciones, aquellos que protegen a toda máquina el actual e injusto status quo de la ley electoral, ambos grandes beneficiados de un sistema injusto y que a su vez genera nuevas injusticias al impedir superar con sangre nueva las incapacidades de estos grandes dinosaurios que impiden la regeneración social.

El sistema partidario, no sé si tengo que aclarar que la democracia me sigue pareciendo, también a mí, el menos malo de los sistemas políticos, está taponado por unas organizaciones anquilosadas, máquinas electorales bien engrasadas pero que hace mucho tiempo han perdido el contacto con la calle, el conocimiento de la realidad. Se supone que los partidos son una cinta sinfín que traslada a la política, y al Parlamento, los sentimientos populares, aunque hace mucho que, al contrario, se han convertido en una correa de trasmisión de ideología, de excusas y razonamientos escondidos tras la ideología, bajando desde las cumbres borrascosas de las Comisiones Ejecutivas al pobre currito de calle que asume y trasmite aquello que le mandan quienes gobiernan las portadas de los periódicos, las comedietas televisivas, y las entradillas de los telediarios.

No sirven a la sociedad, no funcionan, son refugio de gentes anticuadas que creen que su ideología lo soluciona todo, que más vale un mal político de mi partido que un buen gestor del otro, son refugio, son organizaciones decimonónicas, en algún caso textualmente, cuya máxima aspiración es mantenerse. Y si es posible en el poder.


No sé si quienes pretenden sustituirlos habrán aprendido la lección, pero en los últimos cinco años el bipartidismo ha perdido un 22% de votos… que evidentemente no han llegado en suficiente manera a nuevos partidos. La sociedad ve necesidad de savia nueva y partidos de reciente creación, desde la extrema izquierda a la extrema derecha, aspiran a recibir ese apoyo del votante desconsolado. “Podemos”, “Vox”, “Ciudadanos” y “UPyD” son sangre nueva que debe renovar el pernicioso efecto de la consanguinidad entre PP y PSOE.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.