Palencia es una emoción:

11 junio 2014

Yo que Felipe VI echaba a correr

La verdad es que me trae al pairo el debate artificial entre monarquía y república. El ciudadano medio, alejado de las ideologizadas y ecléctica minorías, se encoge de hombros y mientras pide trabajo y condiciones dignas le vale con el típico “Virgencita, que me quede como estoy”.

Yo que Felipe VI echaba a correr, pastorear a toda esta tropa de gañanes que ha subido hoy a la tribuna del Parlamento tiene lo suyo. Con lo bien que se está en casita enfrente de la televisión (No se me pongan exquisitos: también con un libro) buenas ganas tiene uno de meterse a soportar los guantazos de algunos de estos que contraponen monarquía a democracia. Si les gusta la república pueden ponernos como ejemplo Gran Bretaña o Suecia. Ver cómo funcionan algunos partidos es ponerse a temblar en el mismo instante. ¿Acaso nos da ejemplo Rubalcaba imponiendo a golpe de bastón de mando su decisión a los diputados?

El PSOE las está pagando todas juntas, que decíamos de chiguitos. Tanto tiempo de mirarse el ombligo en vez del de los ciudadanos les lleva a darse más mamporros que las antiguas marionetas de guante. Lo de Castilla y León produce vergüenza ajena y lo de Cataluña mueve a lástima. Del alboroto nacional (¿Se puede usar todavía esta palabra?) mejor hablamos cuando todo haya pasado y tengamos delante el parte de heridos y damnificados. Y se ponen de ejemplo de democracia. Prisa se deben dar en pedir perdón si quieren recuperar públicamente su buena imagen que luego viene el de la coleta y les roba la clientela.

Lo que pasa en Cataluña se lo han trabajado con denuedo durante años de tontear con el nacionalismo. Recordemos cómo el PSOE callaba y consentía e incluso prometía a cierraojos “aprobar todo lo que salga de este Parlament”. ¿Por qué los socialistas españoles son tan diferentes de los franceses, holandeses, suecos o italianos? (Por favor, lectores, observen el hermoso detalle que he tenido nombrando tantas monarquías como repúblicas. Ah, y sin meter en el saco a repúblicas tan envidiables como Portugal o Grecia) ¿Por qué los socialistas españoles juegan con el fuego nacionalista a diferencia de otros socialistas europeos? ¿No queríamos ser más europeos que nadie?


La verdad es que me trae al pairo el debate artificial entre monarquía y república.  Yo que Felipe VI echaba a correr, pero no me hagan caso, a mí me vale con el típico “Virgencita, que me quede como estoy”.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.