Palencia es una emoción:

30 noviembre 2014

Barcelona, capital de España

Conste que soy de los que se apuntan a la nueva idea de trasladar a Barcelona parte de las estructuras del Estado y nombrarla co-capital de España. Si bien no va a servir para frenar a los nacionalistas, nada les frenará, es una idea que corresponde a la realidad de una nación (¿Hay dudas de que hablo de España?) con dos grandes capitales, grandes centros económicos, culturales y sociales.

Ciertamente lo único malo que encuentro a la idea es que quien la ha propuesto lo ha hecho pensando en desmontar las tesis nacionalistas. Sin embargo para calmar la pujanza nacionalista se han hecho ya demasiadas cosas sin que hayan surtido efecto. Recuerdo que el actual Estado de las autonomías se levantó exclusivamente para eso; que se hayan consolidado dos clases de autonomías y por tanto dos clases de españoles también se sustenta en esa tesis de favorecer a los nacionalismos para sosegar su ansia. Y también para ello se han aprobado miles de leyes desde 1978 (Educación, Sanidad, Poder Judicial, Ordenación del Territorio…) que se aprobaban sólo si los nacionalistas querían y si se les compensaba por ello con ventajas legislativas. Y sin embargo estamos donde estamos, a los nacionalistas todo esto les da igual, siempre encontrarán motivos para sentirse frustrados, para sacar a la vía pública sus complejos y sus lamentaciones. Nunca nada les ha sido ni les será suficiente, quieren lo que quieren y de momento van perfectamente encaminados a ello gracias al inútil de León y al inepto de Santiago de Compostela.

Sin embargo que Barcelona sea co-capital puede llenar de orgullo a esos millones de catalanes que le dieron un corte de mangas a ese referéndum de la señorita Pepis que montó Artur Mas al tiempo que pregonará dentro y fuera de nuestras fronteras que Barcelona sigue siendo España.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.