Palencia es una emoción:

12 diciembre 2014

1346, Palencia

Otra vez. Ha vuelto a suceder. También este año Palencia ha perdido habitantes. 1346. Otra vez, sí. Se repite año tras año. Se llama agotamiento. Dejadez, impotencia. Olvido.

No les importamos nada. Las autoridades carecen de conocimientos y capacidad para parar esta permanente sangría. Pero cobran como empresarios de éxito. ¿Cuánto cobrarían por su trabajo en una empresa que tuviera que generar ganancias para poder pagar?
1346 palentinos menos. Años en la misma desesperación sin que nadie logre evitarlo, pero en el Senado, en las Cortes y en Diputación no mueven un dedo. ¿Cuántos pueblos de Palencia están a punto de desaparecer? ¿Quién pone remedio a este desastre? El lector debe saber que no importa el partido que dirija este siniestro, todos han pasado por el poder sin haber frenado la decadencia.

Castilla y León han perdido más de veinticinco mil habitantes. Algo se está haciendo mal cuando en todas nuestras provincias han perdido población. España no funciona salvo si eres nacionalista vasco o catalán y se convertirá en un donut, con toda la población, salvo la excepción de Madrid, en las costas. El interior, un desierto.
Somos un pueblo en peligro de extinción, debieran protegernos como al lince ibérico. Pero nadie clama en este desierto, no protestamos, somos mansos. Los más mansos, nuestros políticos castellanos, preocupados por España, por la Constitución, por la economía global. ¿Pero y en nosotros quién piensa? ¿Dónde están nuestros representantes tan discretos, tan ocultos? ¿Por qué no se rebelan, se olvidan de sus sórdidos partidos y se comprometen con esta tierra? ¿Quién cerrará la puerta cuando Palencia sea un desierto? Todos esos pueblos del Cerrato a la Pernía con 20, 50, 80 habitantes son inviables, pero hay que llevarles correo, agua, luz, médico, hay que mantener sus carreteras, sus alcantarillados…

Criticamos a los nacionalistas pero consiguen empresas, habitantes y futuro. Solo para los suyos. Y prebendas económicas obtenidas de los partidos que nos representan. En Castilla nos estamos dejando desangrar sin rechistar, con nuestros políticos sonriendo, saliendo en las fotos y repartiendo abrazos pero sin traer una empresa a estos campos desérticos, apoyando con su silencio y su ineficacia la decadencia de Palencia. De Castilla.


1346 palentinos menos, pero viva España, eso sí, con eso se llenan la boca. Malditos sean.

2 comentarios:

MAC dijo...

Yo analizaría demográficamente Palencia en 3 zonas bien diferenciadas: primero el tercio norte (montaña palentina). La zona de Guardo se muere (por el cierre de las minas) y no parece tener alternativa. La única localidad pujante de este tercio es Aguilar, con un futuro prometedor gracias a su magnífica industria y a su privilegiada situación geográfica. Segundo, el tercio central. Una zona con densidad muy baja, con poco movimiento económico y que tiene un futuro muy negro (exceptuando la parte del camino de Santiago). Y por último, el tercio sur, con un futuro prometedor gracias a Palencia capital. Yo creo que la solución pasa por potenciar las zonas con futuro, y que estas tiren de las localidades de sus zonas de influencias. Poco o nada se puede hacer por una localidad de 100 habitantes lejos de zonas urbanas. A no ser que sus propios habitantes creen empresas. Un saludo desde Burgos,

Anónimo dijo...

Pues nada, Castilla a seguir muriendo por España, que es lo que les gusta a la mayoría de los palentinos y castellanos.

Pobre Castilla, mejor te iría siendo nacionalista.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.