Palencia es una emoción:

18 enero 2015

Comunistas, torpes y ladrones

Dijo Amadeo de Saboya que España sería un país gobernable si no fuera porque sus enemigos eran todos españoles. Según nos dicen las predicciones políticas (¿Hay que fiarse de ellas más que de las predicciones meteorológicas?) España va a suicidarse varias veces a lo largo de este año.

Debe ser cierto que los enemigos de España son españoles porque llevan años robándonos y nadie hace nada contra ellos, incluso los votamos reiteradamente a pesar de las evidencias. ¿Cuántos cientos de millones de euros se han evaporado en cuentas de Suiza, Lienchestein o las islas Caimán? ¿Quién ha hecho algo por reconducir esa situación y llevar a los culpables a prisión? ¿Cuántos ladrones han sido reelegidos por las mismas provincias a las que han robado? ¿Cuántos ladrones, timadores, estafadores, defraudadores han devuelto el producto de sus fechorías? ¿Cuál es la alternativa para sus votantes tradicionales? Comunistas o inútiles.

Debe ser cierto que los enemigos de España son españoles porque llevamos años reeligiéndolos a pesar de que con su torpeza nos han metido de hoz y coz en esta situación perversa de desahucios, despidos, sueldos de miserias y condiciones laborales de esclavitud. A pesar de que reiteradamente han demostrado sus limitaciones y su cortedad de miras, además de su sectarismo ideológico y su pobreza mental, siguen gobernando pueblos y ciudades, provincias y regiones. ¿Cuál es la alternativa para sus votantes tradicionales? Comunistas o ladrones.

Debe ser cierto que los enemigos de España son españoles porque en las próximas votaciones varios millones de enemigos de España se disponen a votar por Hugo Chavez y Fidel Castro. ¿Cabe mayor desesperación que la de unos ciudadanos que se entregan democrática y por lo tanto voluntariamente en brazos del comunismo? ¿Queda alguna ideología más antigua y trasnochada que el comunismo? ¿Dónde quedan esos ciudadanos que en las barras de los bares de toda España se proclaman demócratas de toda la vida? ¿Conocen esos ciudadanos torpecomunistas cómo es la vida en Venezuela o Cuba?  ¿Conocen esos ciudadanos torpecomunistas el caso de algún occidental que huyera hacia los países del telón de acero?  ¿Cuál es la alternativa para sus votantes tradicionales? Inútiles o ladrones.

3 comentarios:

angel dijo...

Pues la alternativa es clara: quien sea consciente, debe votar a quien de forma fiable ponga por delante su deseo de fortalecer la justicia, quitar leyes que encarcelan por años a robagallinas y dejan sueltos a los defraudadores robamillones, cambiar todo aquello que hace que nuestros mejores jóvenes tengan que emigrar mientras esta España se convierte en el paraíso de la chusma internacional. Que se les note algo de cultura o educación, empezando por saber algo de una asignatura que todos dieron en su carrera: idioma... O sea, que se haga lo sensato, y no lo ocurrente.

Por cierto, esto lo apoyaría algún comunista, como el señor Anguita, que anda vivito. También hay partidos nuevos que se les supone esta trayectoria. Mencionar aquí como candidatos a un muerto llamado Hugo o a un decrépito Fidel, o a los comunistas en general creo que no viene al caso y no tiene gracia; al menos no se la veo. Los únicos comunistas que ya mandan por aquí ahora son los chinos, que nos tienen cogidos por donde nos duele comprándonos la deuda pública a cambio de que toda la producción y el comercio esté en sus manos.

Pablo Pc dijo...

El problema que se plantea ante este gobierno decrépito, o mejor dicho, esta democracia decrépita, es, según tu, comunistas o inútiles. Sinceramente, esta indirecta tan satírica que haces a los comunistas no hace ninguna gracia, especialmente para la gente que (a diferencia de ti) entiende esta corriente filosófica y política que sin duda es mas que respetable, eso si, siempre y cuando se mire desde un punto de vista crítico y formal, contrastando la información debidamente, y no dejándose influenciar por todas esas bocazas capitalistas que no quieren ni siquiera plantearse la posibilidad de profundizar en este tema. Me ha molestado especialmente los ejemplos que has dado de comunismo con Cuba y Venezuela, principalmente porque para empezar formalmente no se les debe llamar países "comunistas", sino "socialistas", ya que en ninguno de los países mencionados ni en ningún país de la historia se ha visto un sistema de semejantes dimensiones, ya que, para todo aquel que esté informado sobre estas corrientes, comprenderá que un país comunista no puede verse dirigido por ningún partido político ni gobernante, sino que deben ser los propios ciudadanos los que se deben organizar en pequeñas agrupaciones y asambleas para tomar decisiones de gobierno, véanse reformas, leyes, etc.. Esto es el verdadero sistema comunista, que establece la democracia más pura y más humilde, y en la cual cualquier atisbo de corrupción sería detenido.
Esto en mi más humilde opinión sería un verdadero sistema democrático, para el cual muchos dirían que es utópico, pero lo cierto es que esto ya se ha hecho, y con gran éxito a pesar de las circunstancias que lo precedieron, me refiero a la Comuna de París, un acontecimiento histórico de dimensiones extraordinarias.
El problema que existe hoy en día es que mucha gente como usted está obcecada con que el sistema capitalista es la única forma de gobierno y de Estado posible, es este el verdadero problema. Si la gente olvidase todos esos acontecimientos horripilantes que tuvieron lugar en países "comunistas" (como, por ejemplo, la URSS de Stalin) y dejasen de echarles en cara estos hechos al comunismo en vez de a los dictadores (pues es lo que eran, por muchas vueltas que les den) responsables de estos mismos, sería posible plantearse la idea de cambiar las cosas de verdad y de plantearnos una democracia directa y real, una democracia en manos del pueblo, y no en las manos de esos líderes capitalistas que lo único que representan son los intereses de los ricos.

Pablo Pc dijo...

El problema que se plantea ante este gobierno decrépito, o mejor dicho, esta democracia decrépita, es, según tu, comunistas o inútiles. Sinceramente, esta indirecta tan satírica que haces a los comunistas no hace ninguna gracia, especialmente para la gente que (a diferencia de ti) entiende esta corriente filosófica y política que sin duda es mas que respetable, eso si, siempre y cuando se mire desde un punto de vista crítico y formal, contrastando la información debidamente, y no dejándose influenciar por todas esas bocazas capitalistas que no quieren ni siquiera plantearse la posibilidad de profundizar en este tema. Me ha molestado especialmente los ejemplos que has dado de comunismo con Cuba y Venezuela, principalmente porque para empezar formalmente no se les debe llamar países "comunistas", sino "socialistas", ya que en ninguno de los países mencionados ni en ningún país de la historia se ha visto un sistema de semejantes dimensiones, ya que, para todo aquel que esté informado sobre estas corrientes, comprenderá que un país comunista no puede verse dirigido por ningún partido político ni gobernante, sino que deben ser los propios ciudadanos los que se deben organizar en pequeñas agrupaciones y asambleas para tomar decisiones de gobierno, véanse reformas, leyes, etc.. Esto es el verdadero sistema comunista, que establece la democracia más pura y más humilde, y en la cual cualquier atisbo de corrupción sería detenido.
Esto en mi más humilde opinión sería un verdadero sistema democrático, para el cual muchos dirían que es utópico, pero lo cierto es que esto ya se ha hecho, y con gran éxito a pesar de las circunstancias que lo precedieron, me refiero a la Comuna de París, un acontecimiento histórico de dimensiones extraordinarias.
El problema que existe hoy en día es que mucha gente como usted está obcecada con que el sistema capitalista es la única forma de gobierno y de Estado posible, es este el verdadero problema. Si la gente olvidase todos esos acontecimientos horripilantes que tuvieron lugar en países "comunistas" (como, por ejemplo, la URSS de Stalin) y dejasen de echarles en cara estos hechos al comunismo en vez de a los dictadores (pues es lo que eran, por muchas vueltas que les den) responsables de estos mismos, sería posible plantearse la idea de cambiar las cosas de verdad y de plantearnos una democracia directa y real, una democracia en manos del pueblo, y no en las manos de esos líderes capitalistas que lo único que representan son los intereses de los ricos.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.