Palencia es una emoción:

20 febrero 2015

Más anestesia, por favor

Llevamos siglos queriendo “suicidar” a España y aún no lo hemos conseguido, hay motivo para la esperanza. Cada vez que empieza un telediario aparecen razones para querer dejar de ser español, surgen tantos deseos de suicido nacional como setas en otoño. En el bosque de la política española siempre es otoño.

De derecha a izquierda asoman impulsores del suicidio de España a golpe de vergüenza propia. Bandoleros de Andalucía, de la Comunidad Valenciana, de Madrid, de Cataluña o de las Baleares nos acercan cada día a la catástrofe. Sindicalistas trapisondistas, políticos fulleros y banqueros delincuentes nos han puesto en brazos de los nuevos salvadores de la patria que nos aseguran que envolviéndonos en su colchón de bellas palabras y bonita música no hay peligro. El asunto no sería grave si no hubiese varios millones de españoles dispuestos a atender sus cantos de sirena.

En España la derecha está avergonzada de serlo y jura ser centrista. Cuántos matices de vergüenza le ponen a la palabra, a la ideología, nadie acepta la bandera que tantos enarbolan más allá de los Pirineos. Esa misma derecha (perdón, “el centro derecha”), pasa por alto desigualdades e injusticias -decrepitud de servicios sociales, enseñanza, salud, desahucios, paro- y niega los graves problemas sociales de nuestro país en vez de reconocerlos y apropiarse de las soluciones. Abochornados, dejan la iniciativa en manos de la izquierda más vergonzosa. De la noche a la mañana nos vamos a levantar leninistas de mano de quienes siempre tuvieron miedo a la libertad de prensa.

La torpeza de quienes nos han pilotado hasta este 2015 es hacernos ver que debemos elegir entre la basura de su corrupción y su insensibilidad y la mugre de la demagogia torticera de una izquierda que amenaza con cerrar este periódico porque “la prensa privada está al servicio del capital”. Y se supone que esas son todas las posibilidades de elección que nos quedan. Pero eso sí, no debemos preocuparnos porque todavía tenemos “Sálvame” y “Gran Hermano VIP”, a estos sí les respetarán su libertad porque si llega a haber suicidio necesitan anestesiarnos antes. Habrá todas las ediciones que sean necesarias.


Llevamos siglos queriendo “suicidar” a España y aún no lo hemos conseguido, hay motivo para la esperanza.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.