Palencia es una emoción:

30 abril 2015

Podemos debe volver a sus raíces perroflautistas

No, no puedo decir que haya visto venir la crisis de Podemos, pero si uno se detiene a pensar su trayectoria en los últimos meses se descubre que la situación es bastante lógica. En su afán de ganar votos, recordemos que hubo un momento en que Pablo Iglesias estaba convencido de poder ganar las elecciones, el partido que nació en la Puerta del Sol, que nació de los más desfavorecidos, de los indignados, ha emprendido una ruta hacia el centro político que le hace parecerse bastante poco a aquellos ciudadanos que lo promocionaron.

España le había prestado su apoyo en busca de una regeneración que se necesitaba urgentemente; puestos a castigar a “la casta” nada mejor que quienes renunciaban a ella, quienes la acusaban, quienes la rechazaban, quienes la menospreciaban. España había puesto sus ojitos enamorados en este grupo de nuevos políticos, con nuevas formas, nuevos valores y nueva retórica.

Contradictoriamente esos nuevos valores resultaban tan antiguos como Marx, Lenin y la dictadura. No hay régimen político más antiguo que las dictaduras. Ni más de moda. Su asociación ideológica con el castrismo o el chavismo les ligaba a la radicalidad, a la antidemocracia, al socialismo más vetusto y antañón. Y más antidemocrático. La izquierda radical de nuevo nadando entre dos aguas: la defensa de la libertad con la boca pequeña y la defensa de la dictadura del proletariado.

Para ir “pillando” votos y alcanzando poder su discurso se ha ido moderando en las últimas semanas, ya había decidido dejar de hablar de la “casta”, quizá como señal de que habían sido subsumidos por ella. Todos sus esfuerzos estaban en la moderación, en echar pieles de cordero capitalista sobre sus cuerpos de lobo bolivariano, en suavizar su perfil rompedor, en demostrar que nada tenían que ver con aquellos que les estaban patrocinando…

Contradictoriamente no iban ganando simpatizantes sino perdiéndolos; cuanto más se alejaban del 15M y más se acercaban al vulgar hombre de la calle, ese hombre gris e indefinido cuyo voto era imprescindible para poder gobernar, menos pintaban en las encuestas. Y ese viaje Juan Carlos Monedero ha decido no hacerlo, saltar por la borda de la dirección del partido y acusar a todo el que se movía de alta traición. Esto en tiempos remotos habría terminado con una purga como dios Stalin mandaba.

A Podemos se le necesita con un puñado de votos para equilibrar los excesos de la casta, pero no como parte de la casta. Ciertamente podrían ser un peligro si un día España se emborrachara y se levantara harta de tanto delincuente con corbata manifestando en las urnas su decisión de hacerse socialcomunista y demagogopopulista al estilo Chávez. Los chavistas visten mucho peor que los comunistas del Este, que también vestían corbata como nuestros delincuentes institucionales, pero tienen una oratoria florida y pomposa que encantaría a tanto seguidor analfabeto de Belén Esteban, Mujeres y Hombres. Sería maravilloso que Pablo Iglesias tuviera en todas las cadenas nacionales un programa como Maduro, largo y lleno de soflamas, y nos hiciera rezarle un padrenuestro a Juan Carlos Monedero.


Podemos debe volver a sus raíces perroflautistas y abrazarse apasionadamente con todos los desesperados de España. Un pequeño grupo parlamentario de estrafalarios barriobajeros tendería a controlar a tanto encorbatado amarrado al BOE, a tanto chorizo con cuenta en Suiza y a tanto banquero malnacido.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.