Palencia es una emoción:

22 agosto 2015

Franco, el mejor aliado de Cataluña

Conste que a mí me daría vergüenza que Belén Esteban fuese un argumento contra los independentistas catalanes. O Kiko Rivera o esta caterva de indeseables morales que asilvestran las tardes de Telecinco… Bueno, pues en el lado catalanista tienen también lumbreras de los que la inteligencia mandaría alejarse, de los que la vergüenza ajena mandaría desentenderese. Karmele Marchante, por ejemplo. A mí me bastaría para pasarme al bando contrario, pero en fin…

La actriz Montserrat Carulla forma parte de esa lista de Artur Mas para conseguir la independencia. Recientemente ha manifestado con gran escándalo mediático que “Franco llenó trenes de gente para diluir a los catalanes”. A pesar del alboroto montado yo le concedo cierta parte de razón. Franco envío trenes enteros al País Vasco y a Cataluña para diluir el nacionalismo catalán, que no a Cataluña. En eso se confunde la actriz con nacionalista intención.

La sombra de una de las estaciones más importantes de España ha acompañado mis primeros años, así que durante mi infancia he visto pasar trenes inmensos llenos de emigrantes con destino al País Vasco y a Cataluña. Y así varias veces al año. Durante muchos años.  El andén ferroviario más largo de Europa ha sido pertinaz testigo de la longitud de aquellos trenes. No hay por otra parte más que echar un vistazo a la lista telefónica de Hospitalet o Santa Coloma de Gramanet por ejemplo. Están llenas de esos García y Pérez que sin embargo no aparecen en la lista de Mas.

Claro que Franco quiso diluir, está muy bien escogido el verbo, el nacionalismo, e insisto: no a Cataluña. Y para ello arruinó al resto de España. Hoy millones de castellanos y sus hijos contribuyen al crecimiento y a la riqueza de Cataluña y el País Vasco, y pagan sus impuestos en Cataluña y en el País Vasco en vez de contribuir al crecimiento de Castilla, esa Castilla que para los políticos no existe. ¿Cuándo pagará Cataluña a Castilla por todos esos obreros desplazados forzosamente por Franco, arrancados de campos maltratados, de pueblos sentenciados al abandono por las políticas franquistas? Nunca Cataluña tuvo mejor aliado que Franco, ese Franco que condeno a Castilla a la desindustrialización, al abandono y a la miseria para enriquecer a otros. ¿Cuándo España reconocerá la contribución económica, social y humana a otras regiones de España?

Mientras Franco instalaba la SEAT en Cataluña millones de castellanos estaban mano sobre mano esperando que las autoridades (franquistas, por supuesto) instalaran un tallercito mecánico o una fábrica de material agrícola allí donde tanta mano de obra sobraba por la mecanización del campo… ¡Jamás! Los planes quinquenales de Franco invertían donde no había paro, desplazando forzosamente a millones de castellanos para contribuir a la industrialización de otros, a crear riqueza para otros, a pagar impuestos para otros. ¿Cuándo se compensará a Castilla por haber servido de felpudo a los deseos de Franco y sus ministros de desarrollo? ¿Cuándo se compensará a Castilla por la desertización forzada, cuándo por el abandono, cuándo por el sacrificio de los suyos, cuándo por el empobrecimiento? ¿Cuándo se compensará a Castilla por haber servido, manu militari, al régimen?


Cataluña no ha sido diluida por Franco, ha sido apoyada y fortalecida con millones de migrantes. Sé que Franco quiso desactivar el catalanismo, una opción política tan represaliada como las demás, pero nunca quiso diluir a Cataluña. Castilla en cambio sí fue diluida. Y la prueba no solo está Hospitalet, Granollers o Gavá. Basta un paseo por los pueblos vacíos de cualquier provincia castellana. En cuantito se acabe agosto, claro.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.