Palencia es una emoción:

05 agosto 2015

Por qué voy a votar a Podemos

Soy una persona preocupada por España, por los españoles. No, no soy de los que se envuelven en la bandera y se van a Suiza. Simplemente defiendo España como un chino defiende a China o un neocelandés defendería a Nueva Zelanda. La sinvergonzonería de PP y PSOE, que se llenaban los bolsillos o compraban el voto a precio de oro mientras los obreros se quedaban sin trabajo y sin casa me ha hecho replantearme muchas cosas. Jamás habría yo pensado en defender a tipos que orinan por las calles y hacen de ello un monumento artístico post porno, por ejemplo. Pero...
Pero he decidido votar a Podemos, quiero que se sepa públicamente y voy a exponer las razones.
La prensa comprada. Tiene razón Pablo Iglesias cuando dice que la prensa privada no es democrática, que defiende la voz de los super ricos. Ahí está ABC, por ejemplo. Decir lo que uno quiera amparado en un puñado de millones de euros es una opresión para el pueblo trabajador. Así digo yo también lo que quiera... Claro que hay que regular la prensa y ponerle comisarios que verifiquen y controlen las ideas antiobreras, se llama democracia popular. Hay que regular la prensa, este blog no es una excepción y solicito al camarada Pablo que nombre un comisario para regular mis opiniones, no vayan a ser antiobreras, como con franco eran antiespañolas. No puedo ponerme a escribir sin ton ni son, alguien debe controlar mis ideas.  Naturalmente “Público” y los programas de la Sexta no necesitarán pasar estos controles. Han demostrado que están a favor del pueblo. “La Tuerka”, tampoco, claro.
La libertad perdida. ¿A esto lo llaman Libertad? ¿Dónde está mi libertad si  no puedo tener una casa en la calle mayor, si no puedo comer en “El marquesado”, si no puedo llevar a mis hijos al mismo colegio concertado al que van mis vecinos? Los curas y las monjas serán enemigos del pueblo, pero yo quiero llevar a mis hijos al cole de mis vecinos. ¿Dónde está mi libertad, entonces? Y del comunismo sabemos ya su legendaria lucha por las libertades, véase la antigua URSS, Polonia, Hungría o Cuba. Y Corea del Norte.
La carestía de la vida. ¿Ven ustedes el precio de la luz? ¿Saben ustedes lo que cuesta un filete? Que alguien me lo diga, porque yo solo compro carne picada, no me llega para más. En cambio... Piensen en Venezuela, ese paraíso democrático al que han asesorado los camaradas de Podemos. Allí todos los alimentos están al alcance del pueblo. Sí, hay que hacer colas de veinticuatro horas para conseguir arroz o papel higiénico, pero en esas colas uno encuentra diversión charlando de los logros de la Revolución con otros camaradas que van a comprar pañales para sus bebés. ¡Qué amistades se hacen al cabo de diez o doce horas!  Sí, cierto que hay desabastecimiento, pero son pequeños parches de toda revolución, pequeños defectos causados por el sistema capitalista bajo la nefasta influencia de los EE. UU.
La televisión. Miren, personalmente ya no me divierten Sálvame, Gran Hermano o Supervivientes. Me saturan Kiko Matamoros y Belén Esteban. Yo quiero una televisión cultural y al servicio del pueblo, como la venezolana, donde en vez de ver a José Javier Vázquez preguntando a Jesulín de Ubrique por el tamaño de su pene pasemos las tardes de los domingos viendo a Pablo Iglesias predicándonos las ventajas de sacarnos del Euro, de dejar de cumplir con nuestros acreedores o de lo bien que quedaría ir quemando las iglesias del barrio. Con el cura dentro, si es posible. La emoción de ver cómo el camarada Pablo se dirige a nosotros tratándonos como a coleguillas, como a amigos juerguistas de toda la vida,  hace insostenible la espera.

Podría seguir, pero he quedado con el círculo del barrio para presionar al tintorero de la esquina por capitalista indecente. Razones para botar a Podemos sobran, hay que ser avanzados y valientes.

¡Patria o muerte. Venceremos!

Seguidores del blog

Otros blogs míos.