Palencia es una emoción:

18 noviembre 2015

Esa línea pocofolladora que hay en el PSOE

Debo antes de nada reconocer un pecado original: soy francófilo; siempre, desde mis lejanos tiempos del bachillerato me ha gustado Francia, su idioma, su cultura, su savoir faire. No es casualidad que Francia sea el pasillo que debemos recorrer los españoles para ser europeos. Más europeos.

Hubo un tiempo en que, como tantos otros, me preguntaba si había que europeizar España o españolizar Europa. Hace ya décadas que me decanté por la primera posibilidad. El caso es que Francia nos ha vuelto a dar un ejemplo de hombría, por abreviar, y su presidente Hollande acaba de marcar el camino a buena parte de la izquierda española, esa izquierda ñoña y bobalicona que piensa que el himno español es una pachanga fachosa, que la bandera española es un trapillo y que ser español es algo desdeñable. También a aquella izquierda bobalicona del no a la guerra de antaño y que ahora pretende erigirse sobre los dirigentes europeos con irresponsabilidad propia de niños de primaria, atreviéndose a darles lecciones de moral, pretendiendo batallar contra el terrorismo a base de flores, magdalenas y poesía. Estaban los suicidas de Paris, y los que no se suicidaron, como para que les leyésemos las obras completas de Manuela Carmena, pongamos.

Hollande ha dado un ejemplo excepcional a toda esa izquierda barriobajera que tanto predicamento tiene entre nosotros, tomando el toro de la realidad por los cuernos de la acción decidida, llamando guerra a la guerra y enemigos a los enemigos. Mientras en España los de siempre, esa línea pocofolladora que hay en el PSOE y todos los que están a su izquierda, habrían reaccionado cogiéndosela con pinzas, pensando más en los derechos de los asesinos que en los derechos de los asesinados o de los por asesinar,  en Francia todos los partidos se han unido en torno al himno, la bandera y el derecho a la vida y a la seguridad de los ciudadanos. Con toda la ley en la mano, simplemente sabiendo utilizarla en bien de la comunidad, no amparándose en ella para atacar con pentagramas, fusas y semifusas a los que quieren destruirnos.

Que Francia se quiera, que esté orgullosa de sí misma, que salga del Stade de France canturreando La Marsellesa y se cobije bajo su bandera es algo que solo puede molestar a gentuza de cerebro de zarzamora como la podemita que insultó a los presentes ante la embajada de Francia en Madrid. Esta izquierda mema, vestida de túnica color azafrán, que se llena la boca de “pazzzzz” y “no a la guerra”, no es consciente de que para que haya guerra basta con que el otro lo quiera. Son soplapollas bobalicones que creen que debemos enfrentarnos a la maldad cantado el “No nos moverán” y uniendo nuestras manos para hacer la ola. Mientras nos ametrallan inmisericordemente, digo yo.

Más, ustedes perdonen: Que Francia se quiera, que esté orgullosa de sí misma, que salga del Stade de France canturreando La Marsellesa y que se cobije su bandera es algo de lo que toda persona de bien debería tomar ejemplo; solo imbéciles complejos españoles, pillados en una pinza entre los complejos franquistas y los complejos internacionalistas de quienes apoyan la tiranía de Castro y Madero, nos impiden tener una imagen propia suficientemente estimable.

Por cierto, ni durante ni después de la tragedia ningún francés tuvo nunca la tentación de acosar las sedes de ningún partido, estuviese en el poder o en la oposición; antes al contrario, nos dieron a todo el mundo un ejemplo de responsabilidad y saber hacer. Como en España cuando lo de Atocha.


Pero ya les digo que posiblemente sea porque yo soy francófilo. Y no me hagan chistecillos fáciles, conste.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.