Palencia es una emoción:

10 septiembre 2016

Rosa Valdeón, dimisión

Después de los años que llevamos sufriendo los actos vandálicos de nuestros políticos muchos creemos que hace ya tiempo se tenía que haber puesto punto final. La más poderosa razón del nacimiento y crecimiento de Podemos es el robo descarado que el PP ha llevado a cabo en toda España. En casi toda.

Y sí, sé que no solo el PP, que también otros han robado y no han pisado la cárcel, lo sé y en realidad eso pienso yo también, pero no me digan que una de las razones del nacimiento y auge de los bolivarianos ha sido el robo del PSOE en Andalucía o el 3% de Cataluña. La realidad es una cosa y las mentes que parieron Podemos son otra.

Pero en cualquier caso hace tiempo que los españoles, cualquiera que se sienta medianamente orgulloso de serlo (no más que un tailandés, un ruso o un canadiense puedan sentirse orgullosos), debería haberse subido a los estrados públicos y haber denunciado sin cesar la situación de inmoralidad en que nos estaban sumergiendo. El caso "Soria", que se ha convertido en el caso "de Guindos", es el ejemplo más reciente y notorio de que esa inmoralidad les importa un comino.

Contra ese caso inmoral alzó la voz, en su honor hay que decir que fue una de las primeras voces, la vicepresidenta de Castilla y León, ese estúpido invento de Martín Villa para que no existiera Castilla y satisfacer así a sus amigotes nacionalistas. Rosa Valdeón planteó muy claramente y sin tapujos la inmoralidad y la inoportunidad del nombramiento. Lo de la inoportunidad lo digo puesto que el PP parecía haberse convencido, obligado por su acuerdo con Ciudadanos, de la necesidad de la regeneración. Si Soria no valía para ministro de España tampoco podía valer para representarnos en ningún organismo internacional.


Ahora la Guardia Civil ha pillado a Rosa Valdeón conduciendo y "rompiendo" el alcoholímetro en el que marcó 0,77 en la primera prueba y 0,72 en la segunda, cuando los máximos permitidos son de 0,25 mg/l en aire espirado y 0,5 g/l en sangre. Rosa Valdeón debe dimitir porque es una líder de la sociedad, "líder" significa "el que va delante", al que todos miran, al que todos siguen y del que todos deben tomar ejemplo. Por eso debe dimitir, aunque ella aduce en su defensa que todo se debe a un ansiolítico y dos cervezas. Ella misma habla de que los políticos tienen un deber de ejemplaridad. Pues a predicar con el ejemplo, señora mía, aunque conociendo el percal sé que toda la prensa de Castilla y León, especialmente la domesticada televisión regional, saltará en su defensa.
:...................................................................
Dimitió, la palabra camina con el ejemplo. Bien hecho, entonces.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.