Palencia es una emoción:

29 abril 2009

Sarko, je t’aime

El primer viaje que realicé al extranjero, pagado con mi primer sueldo, fue a Francia. Ustedes perdonen si paso por encima de la francesada de 1808 y de las judiadas que nos hicieron y me declaro francófilo perdido. Mis limitaciones literarias y mi falta de memoria me impiden trasmitirles aquel maremagnum de sensaciones que inundaron mi ánimo en aquella ya lejana ocasión. Franco acababa de morir pero salir al extranjero seguía significando mucho más que traspasar una frontera física. Había algo de rebeldía emocional, algo espiritualmente prohibido, en aquel acto de pasar en tren por Hendaya. No les digo ya cuando con mi inmensa juventud a cuestas puse pie en la estación de Austerlitz.

Sí, sí, ya sé las mil y una que nos han gastado tradicionalmente, me conozco como todos la rivalidad histórica entre las dos naciones, pero en 1978 Francia era un sueño político y cultural que mis escasos primeros ahorros habían puesto a mi alcance y eso era lo que importaba. Pensé en tantos otros españoles que habían alcanzado el mismo destino pero obligados por circunstancias laborales o políticas de las que ya resulta difícil acordarse.

Y ahora ha venido Sarko y nos ha enamorado a todos. Miren, lo de la Bruni, sus trajes y sus posados me trae al pairo. Me produjo vergüenza cuando subiendo las escaleras con la esposa de nuestro presi se giraba continuamente para mirar a las cámaras y posar, mirar y posar, mirar y posar. Con lo rapidito que subió Sonso. Y me dio vergüenza de la estupidez nacional, de la simpleza de algunos españoles, de su tosquedad y de su falta de espíritu crítico, cuando tanta atención prestaban a quien en esas circunstancias no era más que un superfluo florero. Por muy bien puesto que tuviera el culo.

Pero, ah, Sarkozy… qué bien puestos los tiene. El caso es que no se recuerdan muchas ocasiones en que nuestros parlamentarios aplaudieran tan unánime, fuerte y entusiastamente. Hasta ahora Francia nos separaba de Europa y ahora puede ser el puente que nos lleve hasta ella. Nos guste o no dependemos de Francia para muchas cosas, estamos situados geográficamente donde estamos y eso es irremediable, no hay más cáscaras. Carreteras, túneles, vías férreas y otras infraestructuras paneuropeas dependen de la voluntad de quien gobierne en Francia. Y pasadas las feroces épocas de gilipollas excelsos como Giscard ahora gobierna un amigo de España. Pero si hasta le gustan los toros, si yo estoy dispuesto a olvidar que a alguien le gusten los toros, esa salvajada que nos ha hecho famosos, es a un gabacho, máximo si tiene el mando en plaza que tiene éste.

Sarko los tiene muy bien puestos quizá porque los franceses en general los tienen muy bien puestos, aunque este argumento valga en sentido contrario según a qué presidente de la república nos refiramos, y al otro lado de los Pirineos no se andan con determinadas chorradas que para nosotros son cuestiones vitales. La energía atómica, por ejemplo. Entre las infraestructuras de las que dependemos de Francia están las centrales nucleares. Como nosotros somos tan exquisitos que no las queremos, ay, cómo se pondría la izquierda, tenemos que comprar a los gabachos la energía eléctrica que producen sus centrales nucleares. Toma incongruencia.

Y los nacionalismos. Si algo envidio a Francia, rechazando de plano su jacobismo extremo que aquí sería impensable, es lo bien integrados que tiene los nacionalismos. Existiendo una Cataluña francesa… el nacionalismo catalán del otro lado de los Pirineos es ridículamente incomparable con el que existe en la Cataluña española. ¿A qué se debe, cómo han sabido montárselo los franceses, cómo han hecho para integrarlos en una república tan centralizada? Y del nacionalismo vasco o bretón podríamos decir casi lo mismo, aunque con ciertas diferencias. Prácticamente inexistentes.

Y todo ello manteniendo unas cotas de progreso envidiables, con una influencia en el mundo político y cultural que ya quisiéramos, y con un ejército poderoso. La última cosa que el espacio me permite añadir es que a los franceses no les da vergüenza ser franceses ni manifestarse con su bandera ni decir en público que aman a su patria. Parece ser que eso en Francia no es considerado algo fascista. Ah, L’Espagne…

1 comentario:

JFM dijo...

Uhm. En Francia practicamente los unicos que se manifiestan con la bandera francesa son los del Frente Nacional de Le Pen. Pero eso si los franceses no se averguenzan de serlo y no vienen con qu son Bretones o Alsacianos antes que Franceses.

Por lo demas porque Francia ha mantenido la unidad nacional mejor que Espańa? En Espańa las regiones perifericas fueron favorecidas a costas de las demas (el proteccionsimo que reducia la competitividad de las demas regiones al hacerles pagar mas por productos de menor calidad) y les han entrado delirios de grandeza, resentimientos hacia Madrid por no ser ellos los que gobernaran y sentimiento de superioridad hacia los demas Espańoles. En Francia Paris es mas rico que las periferias por lo que la gente ambiciosa de Cataluña y Vascongadas se ha ido a Paris y la que ha quedado sabe muy bien que le iria peor si se separaran. Y Paris es rica naturalmente ( osea no gracias a los tributos sacados a las regiones) al estar en el centro de una rica region agricila la "Isla de Francia" (los cien kilometros alrededor de Paris) y con las posibildades de comercio que le abre el Sena un rio muy manso y facil de navegar sin contar con la importancia que tenian sus puentes en la Edad Media: el Paris original era la isla de la Cite y es mas facil construir dos puentes cortos que uno largo). Ello hizo que Paris tuviese una legitimidad no solo politica sino ecoonomica. En cambio Madrid fué una capital artificial a la Brasilia, con una legitimidad historica mucho menor y que durante siglos solo tuvo importnacia porque alli estaban los ministerios. Y ello hizo que fuera muy facil describirla como una capital parasita y de rebote socavar la legitimidad de Espańa como nacion.

Otra circunstancia es que Francia paso por un periodo en que el Rey solo gobernaba en la Isla de Fracia y que habia seńores feudales mas poderosos que él. Por lo cual los reyes (excepto Luis XVI al que le csotó la cabeza) se apoyaron en la burguesia contra los seńores feudales o para ser mas preciso en los burgueses de provincias que veian el rey de Francia como un protector contra los poderes regionales o sea los señores por lo cual el centrlismo fué visto como algo positivo. Y luego vino la Tercera Republica que creó una red de escuelas primartas animadas por unos maestros apodados los husares negros y estos aparte de la ideologia republicana y bastante jacobina enseńtilde;aban el francés o sea la lengua de la Isla de Francia y es asi como se realizó la unidad linguistica. En Espańa se cometio la torpeza de ceder la formacion de las mentes a los que la odian.

A proposito del Frances como lengua fué durante siglos la lengua culta pero las lenguas regionales de los campesinos fuera de la Isla de Francia eran muchas veces apenas inteligibles incluso dentro de la zona de la lengua de Oil (la mitad Norte) y mas aun en la zona de la lengua de Oc de la que derivan el provenzal y el catalan.

Podemos hacer una comparaciuon con Alemania donde el Aleman standard (Hochdeutsch) es en gran medida una creacion de Lutero (por lo cual hubo un intento fallido de crear un Aleman catolico). Durante siglos su uso fué esencialmente literario para ser entendido en toda el area de lo que hoy son Alemania y Austria.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.