Palencia es una emoción:

30 enero 2010

Cuatro millones trescientos mil españoles hijoputas

No tengo la menor idea, ni quiero tenerla, de quién era el hijoputa al que se refirió Esperanza Aguirre. La derecha está entretenida en lo suyo de siempre, apuñalarse aunque sea a micrófono abierto, mientras España se está desangrando por cuatro millones de hijos de mala madre que no encuentran trabajo y estropean las maravillosas estadísticas de felicidad que nos tiene preparadas Zapahuero.
A nuestro Gran Timonel de León le salen hijosdeputa por todas partes. Un millón y pico de familias hijoputescas en las que absolutamente nadie trabaja, absolutamente nadie ingresa un puñetero euro en las arcas familiares. ¿Cabe mayor traición al socialismo que engrosar las gráficas malignas de los que quieren atacar al socialismo obrero e igualitario? ¿No se dan cuenta del favor que le están haciendo a Rajoy?
Esos cuatro millones trescientos y pico mil hijoputas a los que hemos quitado el puesto que están en sus casas cobrando el paro sin mover un dedo, sin dar un palo al agua, ¿no se dan cuenta de que son la viva imagen del antisocialismo? ¿No se dan cuenta de que son cuatro millones de pancartas ambulantes anunciando al PP? Cierto que aún sin ellos unos cuantos hijos de puta europeos anuncian día tras día que somos una rémora en la recuperación de Europa, esos sí que son unos hijos de puta descomunales, criticando a nuestro amado líder, haciéndole quedar en ridículo en cada foro internacional en el que le inquieren por la situación española, a ellos les quería ver yo dirigiendo España hacia el laicismo, removiendo las entrañas de la tierra para encontrar las injusticias de la guerra civil, facilitando las uniones homosexuales, instaurando el derecho al aborto. ¿Por qué tanta fijación con la economía, el paro y las pensiones mientras nos dirigimos a toda máquina del país franquista que nos legó Aznar a la Arcadia social laica y narcisista?
Y ahora el asunto de las pensiones, cómo ladra esta derecha, esta caverna, esta Brunete mediática porque haya que trabajar dos años más para cobrar las pensiones. ¿Qué son dos años más en una vida de ochenta? Los socialistas somos más honestos y trabajadores, no nos importa entregarnos dos años más con tal de sacar a los obreros adelante, seguro que los que se quejan por un poco más de esfuerzo para cobrar las pensiones son todos unos ricachones hijos deputa antiobreros y banqueros capitalistas que son capaces de hablar mal de nuestro amado Timonel porque les aleje las pensiones dos años más. Cobrar pensiones es antiobrero, jubilarse es antisocialista, sólo se jubilan los fachas del PP.
Claro que los fachas del PP nunca ganarán unas elecciones, están ocupados en ignorarse, zancadillearse y, llegado el caso, apuñalarse cristianamente. A micrófono abierto, qué espectáculo más tradicional.

1 comentario:

miralarima dijo...

Esperanza vuelve a ser
la reina de las portadas
porque ha llegado a meter
bien hasta el fondo la pata.

La verdad es que esta vez
ha sido sin querer casi
pues la rubia del PP
hoy ha sido poco hábil
y ha montado un buen belén
al ser pillada “in fraganti”.
Ella estaba departiendo
camino de Santiago
y ha terminado ofreciendo
el titular comentado
al declarar en secreto:
‘Nuestra suerte ha sido mucha
al poder quitarle un puesto
a mi querido “hijoputa”‘.

Pero que nadie se alarme,
que no se lo tome a mal,
que el asunto no es tan grave,
era un tono coloquial.
Era en el fondo un piropo
destinado a Gallardón
a quien sabemos todos
que desea lo mejor.
Era con mucho cariño;
como el que dice a un amigo
“¡Qué hijoputa eres, niño!”
mientras le choca los cinco.

¡Anda que no es entrañable
la alcaldesa del PP!
Debe dar gusto escucharle
mientras se toma el café.
¡Qué lenguaje más cercano!.
Parece que está en su casa
por la mañana temprano
y que, mientras se duchaba,
el termo se le ha cortado:
“¡El aguaaa, hijos de puta!
¿no veis que me estoy duchando?”
“Ay, mamá, eres más bruta”
“¡El agua niños, que os mato!”

Pero lo revelador
de esta singular noticia
no es en sí la información
(algo que todos sabían,
su aversión por Gallardon
es de sobra conocida)
sino el estilo y pasión
con que Esperanza se estira
cuando piensa por error
que por nadie es oída.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.