Palencia es una emoción:

17 junio 2010

Rancia bandera de España

Esto del mundial es lo que tiene, que hasta la casquería de la esquina quiere vender más callos a costa de Casillas y sus ayrgamboys futbolistas. Veo por mi barrio banderas de España, muchas banderas en balcones y ventanas, más banderas en bares y terrazas; de pronto todos nos hemos vuelto españoles, nacionalistas españoles, quiero decir. Me sobran tantas banderas, que las quiten, que las guarden, que se las lleven.

En España el que enseña una bandera española es facha, vade retro. ¿Qué piensa usted si ve una pegatina con la bandera de España en un coche? “Ahí va un facha, seguro”. Pero si ese mismo coche lleva la senyera o la ikurriña... ah, la cosa cambia, sin duda alguna el propietario es un demócrata de toda la vida, de los de antes. De los de antes de la guerra, incluso. Somos así, penita. En nuestras más intensas y sentidas manifestaciones populares (pensemos en las del asesinato de Miguel Ángel Blanco o en las del 11-M) nadie sacaba una bandera de España para no ser considerado objeto de disputa; sólo si la manifestación la montaba alguna organización fachorra (el PP, “Víctimas el terrorismo”, etc.) la afluencia de banderas era masiva. Pero ya se sabe, ¿qué se puede esperar de alguien que lleva la bandera de España con orgullo? Pues que sea un facha perdido, evidentemente.

Sin embargo ahora la bandera nacional prolifera por doquier, parecemos EEUU o Dinamarca, dos países ultranacionalistas que exhiben sin rubor su enseña nacional y en los que a nadie se le ocurriría llamar facha a quien la llevara sobre los hombros. Pero ahora con la excusa del mundial, este mismo mundial en el que íbamos a arrasar de principio a fin hasta que un grupo de relojeros nos paró en seco, en España hasta los comercios de los chinos presumen de españoles y olé.

Y ¿qué quiere usté que le diga?, a mí me parece que algo falla, que somos unos acomplejaos y que, sin llegar a tener la bandera colgada en las aulas de todos los colegios y en los jardines de todas las casas de forma habitual, tampoco deberíamos buscar excusas infantiles. Bueno, pero no se preocupen, será porque vivo en una pequeña capital de provincias, seguramente demasiado españolista, algo facha y demasiado rancia. Y sin embargo me parece la mejor ciudad para vivir, ustedes perdonen, quizá porque yo también soy facha, españolista y rancio.

6 comentarios:

lito dijo...

Me gustó tu post y lo enlacé. Espero que no te importe. Es un gran pensamiento escrito y deberá ser así algún día cuando algunos fantasmas dejen de pulular por las mentes de algunos deficientes mentales que todavía tienen poder.

Anónimo dijo...

VIVA ESPAÑA

Anónimo dijo...

viva españa y a la mierda los rojos!

Anónimo dijo...

viva una españa grande y libre

megazoi dijo...

La victoria en el Mundial ha servido para democratizar la bandera de España y para que la mayor parte de la población española se arranque los prejuicios heredados del pasado cainita y la exhiba con orgullo.
El secuestro de nuestra bandera y de sus colores por parte de la Dictadura franquista nos llevó después de la Transición a soportar unos complejos esquizofrénicos alentados por las minorías nacionalistas, vistos con aquiescencia por la Izquierda española, y explotados interesadamente por la Derecha.
Que un niño de 7 años, sin "maldad política y torticera", vaya al odontólogo y le pida que le ponga las gomas de los brackets con los colores de la bandera española, eso, señores, no tiene precio.
Ya tocaba que nos devolvieran nuestra bandera al populacho.
Muy bueno tu post. Un saludo.

Para quien la quiera dijo...

A mí no me tienen que devolver nada, nunca fue mía.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.