Palencia es una emoción:

01 junio 2011

La heroicidad de UPyD

Inmersos como estamos en una vorágine de noticias que van desde la torpeza del gobierno en el caso de los pepinos contaminados hasta la listeza de Rubalcaba dejamos pasar sin comentarios de importancia noticias que cualquier otro caso serían para enmarcar.

Que Zapatero es nada rodeado de un agujero vacío ha quedado demostrado en numerosas ocasiones. Zapatero es una palabra vana pegada a un discurso huero, no es más que un señor de León al que los socialistas catalanes pusieron ahí porque era maleable y adaptativo, preferible a Bono, fiero españolista, o a Rosa Díez, incombustible antinacionalista. Las cosas están en el punto en que ni los suyos le quieren, como ha quedado demostrado en los últimos meses. Sólo que en esta ocasión, la ocasión de defender a los productores españoles de hortalizas, además en su torpeza ha sido acompañado por su gobierno al unísono, gobierno que parece haber enmudecido sin salir en apoyo de quienes les pagan los sueldos, sin tapar la boca a la prepotencia alemana con forma de ministra regional, sin alzar la voz en los titulares de la prensa europea para poner cual chupa de dómine a la supuesta eficiencia alemana, esa supuesta perfecta maquinaria centroeuropea cuyo error ha arrastrado por el suelo de la suciedad y la chabacanería la sanidad española.

Pero una vez quitado este tapón de la boca, la actualidad tiene mayores alimentos a los que debe recurrir la prensa para resaltar o criticar, cual es su deber, los acontecimientos cotidianos. Siempre hay pequeños sucesos que no deberíamos dejar pasar inadvertidos, sin un toque de atención, porque a veces traen un viento fresco al interior de este patio de vecinos sin ventilar que es la democracia española.

UPyD, partido minoritario nacido con vocación de rehabilitar tan enferma democracia, ha logrado cinco concejales por Madrid. No sólo por Madrid, claro, también en más lugares, pero Madrid parece ser la joya de la corona de Rosa Díez. Y esos cinco concejales han renunciado a sus coches oficiales, heroicidad que debería ser titular de apertura de muchos diarios, aunque sin embargo ha permanecido oculta en las páginas interiores. El acontecimiento en sí es grandioso sobre todo por lo novedoso, no tanto por el ahorro, que será pequeño en una ciudad súper endeudada como la capital del reino, ya que nos encontramos ante la primera ocasión que sepamos en la que cinco, ¡cinco!, concejales muestran el camino de austeridad, equidad y democracia por el que deben ir las administraciones.

Si además este partido sabe administrar con pudor, inteligencia y honradez sus cuotas de poder en otros ayuntamientos a la hora de quitar y poner alcaldes, podremos encontrarnos ante la excepción del comportamiento nefasto que la sociedad achaca por sistema a los políticos, ante un punto de inflexión del comportamiento déspota de quienes en realidad son nuestros servidores.

Que el hecho de ser concejal de Madrid suponga el acceso inmediato al coche oficial demuestra también qué nivel de autocomplacencia (y de sumisión al sistema) asumen los políticos con tal de ser notables, de tener un nivel de confort y de estatus social superior y diferenciado. Hechos como éste, repetidos en más lugares y con más frecuencia, y algunas modificaciones legales son parte de las reclamaciones básicas que media España está solicitando en las plazas mayores de pueblos y ciudades.

Es sólo un botón de muestra, pero también una flecha que señala la dirección en que los comportamientos políticos deben evolucionar.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.