Palencia es una emoción:

07 septiembre 2012

Una sociedad en bicicleta


Llenar el depósito de mi automóvil me ha costado 80 euros, esta semana más que la pasada pero menos que la que viene. Cada día sale más barato dejar el coche en casa; al precio de la gasolina hay que sumar seguros y aparcamientos, no sólo los privados, sino también la zona azul, así que todos hemos apreciado el aumento de la circulación de bicicletas por la ciudad. Como ir al centro a una compra, a tomar una caña o a ver a un amigo sale cada vez más caro sin que se prevea el final de esta sangría cada vez se ven más bicis atadas a farolas, bancos u otros elementos urbanos.

Yo también me he pasado a la bici y cada vez con más frecuencia la uso para ir al centro, eso que me ahorro, ya lo escribí en este periódico hace unos meses. Igualmente tengo que atarla a cualquier lugar que se preste a ese menester, algo incómodo, inseguro y antiestético. Hay algún local municipal, centros sociales o los campos de fútbol del Parque Dos Aguas, por ejemplo, en los que la buena voluntad de alguien ha previsto espacio para ¡tres bicicletas! Noragüena, oiga.

Pero faltan especialmente en lugares más céntricos, esos sitios de Palencia a los que todos hemos de acudir frecuentemente. No pretendo demandar un aparcamiento frente a cada edificio público, puede que los españoles no estemos preparados para ser tan europeos, pero sí me gustaría recordar a nuestras autoridades locales que en Palencia hay muchos rincones en los que se pueden situar estos espacios sin que signifiquen estorbo o molestia. Hay suficiente número de plazas amplias o zonas peatonales en las que se puede ocupar un lugar sin causar problemas.

No estoy poniendo de ejemplo a países tercermundistas sino a Centroeuropa. En la actualidad la bici es una solución moderna, cómoda y barata, ya no de jóvenes más o menos perroflautas sino de todas las capas sociales y todas las edades, pequeña burguesía incluida, como en cualquier país europeo avanzado. El ayuntamiento haría bien en buscar la promoción de la bici, la imaginación de nuestros gobernantes debería esforzarse en evitar farolas y bolardos como sujeción. En las zonas comerciales también se echa en falta este recurso, en Palencia faltan aparcamientos. Para bicis, claro.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.