Palencia es una emoción:

26 octubre 2012

El origen de todo esto está en:


Primero: la crisis moral de España. No me refiero al aspecto religioso (que también iría por ahí) sino moral, simplemente. Propongo dos ejemplos extremos:

A) La penosa caída de la educación (no se piden las cosas por favor, ni se pide perdón ni se dan las gracias. No pasa en ninguna otra cultura) y del conocimiento, como muestra la encuesta PISA, a pesar de los millones invertidos en Educación. Sólo estamos los primeros en abandono escolar. Recordemos que el botellón es un derecho innato para una parte de nuestra juventud.

B) Se sabe públicamente, y hasta se ha dicho en un parlamento, que hay partidos corruptos que se embolsan el 3% de las obras públicas y sin embargo no pasa nada, no hay delito, todo se tapa. Hasta el Rey da ejemplo inmoral y mantiene queridas, fotografiadas y conocidas por todos.

 Segundo: A esa crisis de moral humana se une la repugnante crisis capitalista (Sin duda fue buscada, intencionada) que nos ha empobrecido hasta extremos increíbles, pues el 20% de la población está bajo el índice de pobreza, sin embargo se han dirigido multimillonarias subvenciones públicas a la Banca, que van a manos desconocidas y privadas. ¿Cabe mayor inmoralidad?

Se avecinan malos tiempos, Euskadi se sumará a la marejada catalana coordinando esfuerzos. Mas ha sabido mover la sociedad, aprovechando el profundo desprestigio (cultural, político y económico) de España, para llevar el agua a su molino. Si lo quieren de verdad se van a separar, pero tal vez no sea eso lo que busquen sino aumentar sus ventajas económicas, fiscales, políticas y sociales para medrar y crecer. La cosa se parará allá donde ellos quieran. ¿Sentirán vértigo al ver a su alcance la independencia? Pero sobre todo: ¿Qué les va a ofrecer el Estado para que no se independicen? Me temo que se ha cedido tanto y tantos años ante los nacionalistas, (Aznar, Zapatero) que nada tiene ya remedio. Se hará lo que ellos quieran y hasta que ellos quieran, el Estado no tiene fuerza. Sea como sea los castellanos y los que se queden con nosotros pagaremos los platos rotos. ¿Son conscientes nuestros ineptos parlamentarios de que nos van a vender por un plato de lentejas? ¡Cabrones!

La crisis política tiene su origen en la Constitución actual y en que los nacionalistas sólo querían autonomía para ellos; el “café para todos” les hizo elevar sus ambiciones progresivamente, no podían ser uno más del pelotón español. Lo mejor para todos: salir corriendo.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.