Palencia es una emoción:

31 mayo 2013

Puñaladas y mordiscos

Llega el frío cuando los días empiezan a ser más largos, es preocupante esto del calentamiento global aunque de momento los únicos que se están calentando son los del PP, entre vivas y mueras dedicados a unos y a otros. No, también en el PSOE se enseñan los dientes y con frecuencia asoman los puñales. Cosas de la democracia bien entendida. Empiezo a estar desesperado, deseando que con tanto calentamiento todos estos partidos exploten y podamos partir de cero, refundando todo lo que nos ha salido mal. Casi todo, vaya.

El frío que con este mayo estarán pasando en bodas y comuniones. Pobres criaturas, los padres, digo, con lo que cuesta una comunión y se empeñan hasta las cejas, abandonando las joyas de la abuela en los “compro oro”, ahora que no hay quien dé un crédito a para levantar una empresa. Escandaliza que las familias adornen su vida con una primera comunión que para la mayoría no significa ningún compromiso religioso, sino la presentación en sociedad del nene o la nena a tanto el cubierto. Lo que debería ser una fiesta religiosa, íntima y profunda la hemos convertido en una desfachatez, en un desfile de modelos en miniatura. Prepara un vestidito de princesa tropical para un solo día en la vida y que te haga un mayo de perros. Como le pasó a la periodista que se casó con un príncipe de verdad.

Mayo está revuelto a pesar de que la sacrosanta liga de fútbol está decidida desde enero, ya no hay nervios ni tensión en la barra del bar y los compañeros de trabajo se devuelven el saludo que se retiraron hace tiempo por culpa de un árbitro equivocado o de un gol imposible; quizá en ausencia del deporte que todo lo tapa el espectáculo nacional sea cómo los políticos de este inservible sistema se divierten a costa del trabajador, del ahorrador o del contribuyente. ¿Por qué los políticos, al menos los políticos a los que estamos acostumbrados, están siempre tan debajo de la calidad media del ciudadano? Que los gin-tonic que toman sus señorías en el Parlamento estén subvencionados con nuestros impuestos dice mucho del sistema. Pero como no se trata de fútbol la noticia no levanta pasiones y pasa desapercibida. España.


Me entra la depresión cuando me asomo a la ventana, consecuencia del negro panorama, pero no sé si la negritud la aportan las nubes invernales que esconden esta primavera o es sólo consecuencia de la actualidad. O simplemente es que tengo un mal día. Un mal año.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.