Palencia es una emoción:

17 junio 2013

Cerrar RTVE

Tal y como se acaba de anunciar, la deuda pública española no hace más que subir disparatadamente a pesar del sacrificio que los gobiernos han impuesto a funcionarios y jubilados, a pesar de haber eliminado médicos y maestros, a pesar de haber reducido las ayudas a desempleados y dependientes. A pesar de las dolorosas subidas de impuestos. ¿Para qué sirve tanto sacrificio popular?

Todos andamos esperando desde los primeros momentos de la crisis la reforma del Estado. Autonomías, ayuntamientos, altos cargos de libre designación… las posibilidades de recortar gastos superfluos eran muchas y de rápidos efectos; por alguna razón desconocida tanto Zapatero como Rajoy prefirieron hacer sufrir a los ciudadanos en vez de ser consecuentes: si el Estado había gastado de más, y no los ciudadanos, el peso de la crisis no debía recaer sobre estos últimos. Si la crisis había sido gestada por la Banca y no por los usuarios éstos no debían sufrir las consecuencias, si los políticos no habían sabido gestionar la crisis y no los electores no eran éstos los culpables que debían pagar las consecuencias… Sin embargo hasta el momento, los tambores señalan el próximo viernes, nada se ha hecho por este camino de la reforma del Estado.

Radio Televisión Española es uno de tantos entes gubernamentales que gastan infinitamente más de lo que producen, es una riada de dinero que sale de los bolsillos de todos los españoles, es un robo continuado, consentido y legalizado al que los gobiernos, todos, nos someten sin razón, …o sin más razón que asegurarse publicidad institucional gratis, noticias favorables y farragosos comentaristas siempre al calor del sol que más calienta, todo lo cual debería traslucirse en votos en las urnas para el partido del gobierno.

No sé si Rajoy debería hacer como el gobierno griego, al que por cierto le acaban de obligar a reabrir la tele, y pegar un definitivo cerrojazo a esa sangría económica, esa millonada gastada en programas rosas, telediarios complacientes y series banales …con algún que otro concurso ingenuo, pero muchos españoles lo aplaudirían con las orejas. ¿Cuántas camas de hospital, cuántos maestros, cuántas becas caben en esa vía de agua que convierte nuestras declaraciones de la renta en una tomadura de pelo consentida?

No sé si Rajoy debería pegar un definitivo cerrojazo a ese derroche monetario pero no puede quedarse de brazos cruzados y dejar que a cuenta de TVE se pierdan tantos millones, hay que cortar ya ese despilfarro, esa catarata de gastos inútiles, cuando tantos españoles están siendo desahuciados, cuando entre nosotros empieza a haber niños malnutridos, cuando a los cuarenta años te dicen que eres demasiado mayor para contratarte…

Algo habrá que hacer; TVE no sirve como portavoz institucional sino partidario, con un gobierno y con otro; no está consiguiendo elevar el nefasto nivel cultural de una España troglodita; no está consiguiendo levantar la calidad televisiva de España, sino que entra en competencia con las cadenas comerciales… y además es un agujero en nuestro bolsillo por el que se escapa buena parte de nuestros escasos caudales. Los presupuestos del Estado alimentan nuestra propia ruina subvencionando bochornosamente nuestras propias pérdidas, si no se estima oportuno el cierre de RTVE debe buscarse inmediatamente equilibrar gastos e ingresos. ¿El procedimiento? A mí se me ocurren varios, pero seguro que hay alternativas.


Post data… De la ruina de las televisiones autonómicas… ¿Cuántos kilómetros de carreteras se podrían mantener gratis con lo ahorrado… con lo que se podría ahorrar en ellas?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.