Palencia es una emoción:

23 junio 2013

Educación Wert, los complejos de la derecha

Allá donde vaya el ministro Wert se suele llevar el mal recuerdo de abucheos, silbidos o malos gestos de aquellos que asisten al acontecimiento. Su ley de educación tiene la culpa; cada abucheador aporta, además de mil razones compartidas con otros,  diversas razones particulares.

Nuestros próceres en el ministerio de Educación se han distinguido desde siempre por empeñarse en cambiar la ley anterior contra viento y marea; casi cada gobierno, creo que hay una sola excepción, se ha empeñado en dejar su impronta personal, borrando todo lo legislado anteriormente y empezando de cero. Pocas generaciones de españoles jóvenes habrán pasado sin haber "sufrido" varias leyes educativas a lo largo de su paso por los diferentes niveles de escolarización. Nadie, absolutamente nadie, ha consensuado una ley que sirviera a los españoles aún bajo diferentes gobiernos, tan importante es la Educación. Wert tampoco, he ahí la primera culpa.

Todos recordamos el pésimo servicio hecho a la Educación por la nefasta LOGSE, que ha impulsado con gran eficacia la ignorancia entre diversos sectores sociales. Tampoco fue una ley consensuada sino impuesta desde las mayorías electorales, sin tener en cuenta que debería haber sido una ley duradera y eficaz bajo cualquier partido.

Sin embargo, al ministro responsable no se le persiguió por calles y plazas, palcos y escenarios, acusándole con pruebas irrefutables de sus errores; al contrario se le premió con la continuidad en la política y ha seguido ascendiendo en su escalafón particular sin cesar... hasta que sus propios compañeros de partidos digan basta… cosa que puede suceder en cualquier momento.


La ley Wert tendrá mil defectos, empezando porque no ha sido consensuada sino impuesta... y consiguientemente el ministro está recogiendo el rechazo de casi todos los sectores... Pero me pregunto ¿dónde estaban cuando la LOGSE todos aquellos que ahora protestan? ¿Por qué la izquierda tiene bula para cometer errores y no pagar por ellos mientras a la derecha no se le pasa ni uno? ¿Por qué España permite los errores de la izquierda sin broncas callejeras, sin algaradas y sin desplantes a los culpables de las fechorías y asiste impertérrita al despelleje de aquello que apoya la derecha? ¿Por qué la calle es siempre de izquierdas aunque en las urnas haya ganado otro partido? ¿Por qué la derecha española tiene pesares y sentimientos de culpa mientras permite silenciosa y acomplejadamente el sectarismo de la izquierda?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.