Palencia es una emoción:

27 junio 2013

Políticos envejecidos

Dice Griñán que se va porque está mayor. Y que hay que irse y dejar sitio a los que vienen detrás. Eso de la renovación, ya saben ustedes. Y de paso hacerle un poco la cusqui a Pérez. Por cierto, debe ser el único secretario general de un partido que despierta más simpatías entre los contrarios que entre los suyos.

A Pérez le tienen ganas los de un lado y los del otro pero es verdad que lleva en política desde que le dijo a Noé que las predicciones meteorológicas eran exageradas. Y conviene renovarse. Pero no sé si los que vienen detrás son renovación… Quizá la palabra mágica, la que sacaría al PSOE del atolladero, y a toda España, no sería renovación sino reinvención. Porque los que están envejecidos no son los políticos, que también, sino las ideas, los partidos, eso que han dado en llamar, tan cursimente, el think tank. Ah, y el sistema, en definitiva.

Que la democracia es sólo el menos malo de los sistemas de gobierno se confirmó cuando Obama, el gurú del progresismo, dijo aquello de que una mayor seguridad requería una menor libertad… bueno, un mayor espionaje por parte del Estado, creo que sería más acertado decir. A lo peor Orwell sólo se equivocó de año, tal vez de siglo. La democracia tiene vías de agua y el juego partidario, hoy me opongo más que ayer pero menos de lo que te opondrás tú cuando estés en mi lugar, es despiadadamente cansado e inservible.

La disciplina interna, ésa que te impide manifestar tu opinión contra el líder si quieres salir en la foto (Alfonso Guerra dixit), es la contradicción que acogota a los partidos “democráticos” de un sistema “democrático”… porque todos llevan la palabra “Democracia” tatuada en sus estatutos. Y en la frente. Por eso cuando la ven en el espejo al afeitarse o al maquillarse se encogen de hombros sin saber qué quieren decir esas palabras tan raras. No sé si hay que retirar a Griñán, a Pérez y a todos los que pasen esa espantosa edad, pongamos los 35 ó 40 años, en la que todas las empresas se ponen de acuerdo para decir que eres demasiado mayor para contratarte, pero sí sé que hay que jubilar un sistema que no funciona, que permite lujos a los parlamentarios como jubilarse a lo grande por haber estado dos legislaturas calentando escaños.

El escándalo de la corrupción permanente desde casi los albores de la democracia, ¿alguien se acuerda de Naseiro?, hasta la situación actual -Bárcenas, ERE’s andaluces, caso “Campeón”- es tan doloroso porque no se recuperan los cientos de millones de euros, porque casi nadie acaba con un castigo ejemplarizante y porque está extendido como mancha de aceite. Y encima nos dicen que no hay nada ilegal en los sobresueldos. Las leyes las hacen a medida del hombre, pues hombres son los que dictaminan lo que es legal o no, pero la ética y la moralidad marcan lo que es legítimo. Habrá asuntos legales que serán al mismo tiempo ilegítimos.

Como prueba de lo inservible de un sistema se puede aludir a las numerosas leyes de educación que llevamos sufriendo. Los innumerables cambios legislativos en materia tan importante para el futuro de un pueblo –Educar es manipular en la dirección correcta- quieren determinar el desarrollo de una sociedad en un determinado sentido partidario… por eso nunca son consensuados. ¿Pero hay algo más importante para consensuar que nuestro futuro?

Por eso no se trata de renovar a los políticos, de uno u otro partido, sino de renovar esta casta de imposible solución para que salga del pueblo, píense como el pueblo, viva como el pueblo y... se jubile como el pueblo.


Se irá Griñán y se irán Pérez y Rajoy y con ellos algunos más. Pero sus sucesores son eso… ¡sucesores!, no son renovadores. ¿Renovación? ¡Reinvención!

Seguidores del blog

Otros blogs míos.