Palencia es una emoción:

03 agosto 2013

El PSOE ya no es lo que ERE’s

En cambio el PP va sobrado. No, mejor, va ensobrado. El caso es que esta fresca mañana de agosto he decidido quejarme por escrito una vez más del desprestigio que se ha ganado a pulso el actual sistema de partidos.

El PSOE de Rubalcaba, que fue de ZapaHuero, de Bibiana Aído y de Leire Pajín (Ni los tres hermanos Marx) anda tan de capa caída que ya ni convoca su tradicional chupinazo entre los mineros de la campa de Rodiezmo. Que acontecimiento tan bullanguero y publicitado –del que nunca salió nada brillante o positivo para el
socialismo- pase a mejor vida es síntoma de cómo bajan las aguas socialistas, turbias, escasas y desorientadas. A Rubalcaba no le quieren ni los suyos, el PSOE está desorientado y desconoce cuál ha de ser su futuro. Bueno, sí, tiene una clara idea: No dejarse adelantar por IU y por lo tanto radicalizarse para no dejarse comer el terreno, radicalizarse políticamente y en su anticlericalismo, soluciones propias de Pablo Iglesias y del siglo XIX, por lo tanto.

Nada nuevo parece surgir de su seno que modernice al partido, que lo actualice y permita afrontar renovado unas elecciones que pongan fin a la actual situación de un gobierno en el que tan pocos confían. La inacción frente a la corrupción propia, la permanente cesión y claudicación ante el PSC, la falta de ideas, la ausencia de renovación, la vulgaridad y la repetición de las mismas ideas de siempre han convertido al PSOE en un partido que a pesar de rodar cuesta abajo y con el aire a favor no consigue adelantar al PP.

Y el PP que va ensobrado. A Rajoy hubo que llevarle de las orejas al Parlamento, le resultaba más fácil contestar por SMS a Bárcenas que a los españoles. Su falta de respuesta durante los largos días de acusaciones periodísticas y la falta de concreción ante los diputados han convertido a los populares en sospechosos. Nunca guardar silencio, esconderse y mirar para otro lado dio resultado. Ni siquiera a Rajoy. Si el PP siempre fue un partido avergonzado e indefinido (“Somos de centro derecha” dicen) el tema de los sobres, los sobresueldos y de la financiación ilegal (asunto en el que los socialistas también han andado envueltos tradicionalmente) los está arruinando.

Sólo la ineptitud socialista y su rancia postura –parecen anclados todavía en 1934- permite al PP sobrevivir en las encuestas ligeramente por encima del PSOE. Cierto que puede ser que tal vez, quizá, con un poco de suerte y a lo mejor, empiecen a verse algunas mejoras económicas… conseguidas a cambio de retrocesos sociales para ancianos, universitarios, parados y trabajadores.


Alguna solución ha de venir, ¿pero de dónde?

Seguidores del blog

Otros blogs míos.