Palencia es una emoción:

06 junio 2014

Monarquía o República

No sé si todas las abdicaciones son un salto en el vacío o lo es solamente ésta. Porque habrá que convenir que se ha elegido uno de los peores momentos posibles, cuando peor le venía a España y cuando peor le venía a la monarquía. No sé si este error es un inmenso error o el devenir de la historia hará que pase desapercibido. Al tiempo.

Lo malo de la monarquía no es su precio ni que no podamos elegir a la persona que ocupa un cargo sin poder efectivo. Lo malo de la monarquía es este salto en el vacío en un momento en que la crisis ha tocado fondo pero sigue habiendo seis millones de parados, en un momento en que la crisis partidaria amenaza a los partidos tradicionales, sostenedores de la monarquía, en un momento en que el desafío secesionista acomete con mayor fuerza. ¿Acaso el rey no ha estado gobernando todo este tiempo, viendo lo que ocurría sin haber hecho nada, y ahora coge las de Villadiego? Nos deja el marrón para nosotros solitos. Y para su hijo.

No, no soy republicano, por mucho que voceen, por muchas banderas que ondeen en plazas y calles. Nos plantean una pregunta capciosa quienes nos exigen una decisión entre monarquía o república. ¿De qué república y de qué monarquía me hablan? Si me dejan elegir yo elijo república, la república de Holanda, la república de Suecia. O la monarquía de Francia o de Estados Unidos. Si me dejan elegir nunca elegiría la república de Grecia o la de Portugal. ¿De qué república me hablan? ¿De la República bolivariana de Venezuela?

La bandera republicana… ¿Hay que cambiar de bandera porque se cambie de sistema democrático? ¿Oiga, es necesario? Y si fuera necesario quede constancia que esa banda morada, añadida en nombre de Castilla es más falsa que un decorado de cartón piedra. La bandera de Castilla siempre fue dl color de los reales sellos de lacre. El color morado es solo un cuento para principiantes.

Que dicen que nos sale más barato un presidente que un rey. Que el presidente no tiene familia ni herederos que mantener. Pero tiene asesores. Y amiguetes de partido. Y coleccionaríamos expresidentes a los que alimentar, con sus prebendas, asesores, seguridad y corte republicana. Miren, lo que menos me gusta de la monarquía es que este salto podíamos haberlo dado hace años y nos habríamos ahorrado determinados bochornos. El de Botsuana, por ejemplo.


Porque ejemplo es lo que pido yo, lo que todos deberíamos pedir, a quien nos gobierna o representa. Y ha faltado.

Seguidores del blog

Otros blogs míos.